DE ALMA A ALMA

martes, 25 de julio de 2017

AGUACEROS




Yo sé de aguaceros e intemperies, sé del negro, la muerte y el estar solo, sé de abismos, de poemas inconclusos y relatos de terror, sé del desgarro y las traiciones, de despedidas, de quebranto, de desgana y de hasta aquí llegamos. Pero conozco el sabor del cielo, como suena, a qué huele, que palabras le gusta escuchar, se que existe porque yo lo he visto y lo he sentido donde menos tú te imaginas. Sé donde está, espléndido e intermitente así que no me voy hasta que me echen.


Teresa Delgado © 2017

Fotografía tomada de la red: Autor desconocido

Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

MIENTRAS TU EXISTAS ÁNGEL GONZÁLEZ





Mientras tú existas,
mientras mi mirada
te busque más allá de las colinas,
mientras nada
me llene el corazón,
si no es tu imagen, y haya
una remota posibilidad de que estés viva
en algún sitio, iluminada
por una luz—cualquiera... Mientras
yo presienta que eres y te llamas
así, con ese nombre tuyo
tan pequeño,
seguiré como ahora, amada
mía,
transido de distancia,
bajo ese amor que crece y no se muere,
bajo ese amor que sigue y nunca acaba.


Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

ME BASTA ASI






Si yo fuese Dios
y tuviese el secreto,
haría un ser exacto a ti;
lo probaría
(a la manera de los panaderos
cuando prueban el pan, es decir:
con la boca),
y si ese sabor fuese
igual al tuyo, o sea
tu mismo olor, y tu manera
de sonreír,
y de guardar silencio,
y de estrechar mi mano estrictamente,
y de besarnos sin hacernos daño
—de esto sí estoy seguro: pongo
tanta atención cuando te beso—;
entonces,
si yo fuese Dios,
podría repetirte y repetirte,
siempre la misma y siempre diferente,
sin cansarme jamás del juego idéntico,
sin desdeñar tampoco la que fuiste
por la que ibas a ser dentro de nada;
ya no sé si me explico, pero quiero
aclarar que si yo fuese
Dios, haría
lo posible por ser Ángel González
para quererte tal como te quiero,
para aguardar con calma
a que te crees tú misma cada día
a que sorprendas todas las mañanas
la luz recién nacida con tu propia
luz, y corras
la cortina impalpable que separa
el sueño de la vida,
resucitándome con tu palabra,
Lázaro alegre,
yo,
mojado todavía
de sombras y pereza,
sorprendido y absorto
en la contemplación de todo aquello
que, en unión de mí mismo,
recuperas y salvas, mueves, dejas
abandonado cuando —luego— callas...
(Escucho tu silencio.
Oigo
constelaciones: existes.
Creo en ti.
Eres.
Me basta).

 
Teresa Delgado © 2017



Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

CHARCAS


Tararea el silencio en las charcas
te asomas a mis pliegues
se hacen trizas los espejos
ruedan gotas de calor
el verano se precipita
se evapora la ternura
lloramos, amor
porque somos mundo
vienes, me haces viva

yo también lluevo.

Teresa Delgado © 2017


Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

lunes, 24 de julio de 2017

JUGUEMOS





Vayamos a la playa
a rodar por la arena
a revolcar orillas
a remojarnos, saltar olas
abrir los ojos bajo el agua
tan ajenos al  mundo
tan lejanos del ruido
tan zarandeo de agua
tan a flor de piel y caricia de mar
tan leves, tan ligeros
tan abrazados...


Teresa Delgado © 2017


Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

martes, 18 de julio de 2017

Aunque parezca otra elegía a Pavese este es un poema a tus ojos



La vida un vicio absurdo para Pavese
Aunque parezca otra elegía a Pavese este es un poema a tus ojos

Alguien fue herido

hace mucho tiempo

Cesare Pavese

 Demasiado se ha escrito sobre aquella jornada,
aquel hotel, las dieciséis pastillitas no se sabe
si engullidas de golpe o una a una;
la muerte se desconoce si trasegada de un solo amargo sorbo
o si dedicó cada estocada de veneno a una pena, a un desamor,
si las tomó como un crío toma las cucharadas de sopa:
esta para mamá, esta para tal ingratitud, esta para cual traición…
Demasiado se ha recreado luego aquel verso afortunado,
El que habla de la muerte y de los ojos de alguien,
Los ojos amados, ojos como pastillitas amarillas.
Se ha jugado con ese verso terrible
Como un niño juega con la pistola cargada del padre
olvidada como a veces se olvida la muerte,
como se olvida alguien de tomarse sus pastillas.
La muerte ha venido desde entonces con ojos de todos los colores,
con ojos de todos los desdenes,
han venido ojos con otros ojos dentro,
muertes con ojos de perro fumando en pipa,
pastillas con ojos que te exploran por dentro
mientras caen al fondo de un poema olvidado en un hotel.
Pero qué verso, Pavese, qué verso tan bello y tan amargo.
A mí
(cómo sustraerme a una nueva vuelta de tuerca,
a seguir exprimiendo a ese muerto, sus párpados,
su muerte con ojeras, sus gafas redondas como pastillas),
a mí lo que de verdad me asusta de la muerte,
venga o no tragando pastillas y fumando en pipa,
lo que de verdad me atormenta es
que cuando venga la muerte
no tenga, amor, tus ojos.

Pedro Flores



Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

jueves, 13 de julio de 2017

IMAGINE



Era músico y cantante. Parecía un indio, de esos de pelo largo y negrísimo, de los que pintan sus caras para las ceremonias y danzan alrededor del fuego.Durmió conmigo toda la noche y no me rozó ni los sueños. Cuando se fue, por la mañana, en mi cabeza sonaba « Imagine».

Teresa Delgado © 2017

Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

lunes, 10 de julio de 2017

ESTAMPA


 Vengo de vez en cuando, menos de lo que debiera. La maldita cotidianeidad me atrapa. Se me olvida mi promesa de no olvidarme. Esa que me hago siempre que vengo a este lugar que me tocó en suerte heredar de mis abuelos.
Nada más llegar al pueblo, respirar la sal y sentir el sol se obra una especie de milagro en mí y se me abre el pecho, me llega el aire y me comienzan a importar un comino las mismas cosas que me estaban triturando el cerebro durante el viaje.
Entonces inicio el ritual. Me quito los zapatos, camino descalza por el suelo de arena y escucho la voz que mi abuela me dejó grabada en la memoria
─No estés descalza mi niña que pueden haber cristales rotos
Pero si no le hacía caso viva menos le voy a hacer caso muerta, sobretodo porque inmediatamente veo su imagen en el quicio del ventanuco con la cabeza ladeada y una sonrisa grande y porque mi abuela nunca se nos enfadaba.
Luego entro y preparo la cafetera chica porque aquella casa sin olor a café parece otra casa. La cafetera grande era para cuando estábamos todos, que éramos muchos y cafeteros.
Después barro el patio con la escoba de abuela, donde yo me subía para jugar a que era una bruja y escucho de nuevo su voz
─ Mi niña con eso no se juega y menos de noche y menos con la luna llena no vaya a aparecérsele una.
Yo me asustaba un poco y ella se reía, entonces a mí se me quitaba el susto. Una vez nos fuimos juntas a ver la luna reflejada en el mar. Fue la noche que me enamoré de ella. Nos sentamos apoyadas en la falúa de abuelo y me contó una historia de lunas y mujeres, de cuando abuelo se fue a la guerra y ella se quedó con mi padre en la barriga y contando las lunas y pidiéndole que su marido llegara antes que el hijo por nacer. La luna se lo cumplió y ella cada mes le daba las gracias, también a la Virgen del Carmen claro, porque no estaba muy segura de quién le había hecho el milagro.
Parece cosa del cielo pero es sentarnos en ese rinconcito a tomar café y resucitar a los muertos, reviven las plantas que plantó abuela, huele al humo de la cachimba de abuelo y se escuchan las mismas voces, los chiquillos jugando y un montón de gente conversando alrededor del pescaito fresco y la pellita de gofio.
Las noches como esta en que la luna llena el cielo y se derrama en el mar, me acerco a la playa y me apoyo en una falúa cualquiera y la miro y me parece escuchar nuevamente la voz que me arrulla como ese mar tranquilo que llega a la orilla y la besa. Y a veces le pido cosas porque yo sé que fue ella quien trajo a mi abuelo a los brazos de mi abuela que las mujeres se entienden bien entre ellas.
En este rincón que, es mío de vez en cuando, el tiempo se sale del reloj y camina para donde le da la gana, tira pa´tras y me trae los recuerdos, se me planta delante si se le apetece y juega hábilmente a ser futuro y a que me de cuenta de lo que realmente vale la pena.
Sentarse un día en la silla blanca, preparar un buen café y que los recuerdos que vengan nos hagan ladear la cabeza mientras sonreímos una sonrisa grande como la de abuela.
Por eso siempre me prometo volver y procuro que no se me olvide mi promesa de no olvidarme.


Safe Creative #0911260084719Teresa Delgado © 2017 Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

ESTÁN


Los solos
Los solos perpetuos
Los que se quedaron solos
Los solos como perros
Los lamentablemente solos
Los solos por elección
Los abrumadoramente solos
Los solos solos
Los solos acompañados
Los más solos
Los solísimos
Los desgarradoramente solos
Los poetas
Los poetas solos.

Teresa Delgado © 2017

Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

jueves, 29 de junio de 2017

DE BAILARINES Y POETAS









En un paso de cebra por la zona de Vegueta, coincidí con un peatón muy peculiar. Un señor de pelo blanco que apoyándose en su bastón, cruzaba a un ritmo particularmente lento, repitiendo una y otra vez:
—Yo que he sido profesor de danza toda mi vida me veo ahora que no puedo bailar la danza del fuego, ni la leyenda del beso.¿Cómo se come eso?
Durante la coincidencia en el trayecto se lo escuché dos veces seguidas y mientras lo iba dejando atrás, camino a la otra orilla de la carretera, comenzó a volverse un guineo, una rutina...
Entonces me di la vuelta y lo vi a mitad de trayecto, semiagachado mirando al suelo con paso lento y la particular letanía que ya, sin quererlo, había adoptado yo:
—Yo que he sido profesor de danza toda mi vida me veo ahora que no puedo bailar la danza del fuego, ni la leyenda del beso.¿Cómo se come eso?
Lo aguardé junto al semáforo y lo imaginé ejecutando un arabesque, un assemblé o un elegante brisé volé...cuando llegó le dije:
—Maestro, veo que también es usted poeta.
Levantó la cabeza de suelo y me regaló una amplia sonrisa de dientes postizos que duró unos segundos pero que yo aun mantengo en la retina. Acto seguido volvió a encorvarse, se apoyó de nuevo en su bastón y se encaminó hacia el siguiente paso de cebra.
Él en dirección este, yo en dirección sur. Ambos con la misma cantinela en la cabeza:
Yo, que he sido profesor de danza toda mi vida 
me veo ahora que no puedo bailar la danza del fuego 
ni la leyenda del beso.
¿Cómo se come eso?
A la que sonriendo de soslayo yo le añadía cada vez:
«Con poesía. Se come con poesía»


Teresa Delgado © 2017



Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

lunes, 26 de junio de 2017

Sway with me




Escenas de la película "UNFAITHFUL"  
(Richard Gere, Diane Lane, Olivier Martinez
 Tema musical Sway cantado por Diana Krall )

  ****
"When marimba rhythms start to play
Dance with me, make me sway
Like a lazy ocean hugs the shore
Hold me close, sway me more
Like a flower bending in the breeze
Bend with me, sway with ease
When we dance you have a way with me
Stay with me, sway with me
Other dancers may be on the floor
Dear, but my eyes will see only you
Only you have that magic technique
When we sway I go weak
I can hear the sounds of violins
Long before it begins
Make me thrill as only you know how
Sway me smooth, sway me now
Other dancers may be on the floor
Dear, but my eyes will see only you
Only you have that magic technique
When we sway I go weak
I can hear the sounds of violins
Long before it begins
Make me thrill as only you know how
Sway me smooth, sway me now
When marimba rhythms start to play
Dance with me, make me sway
Like a lazy ocean hugs the shore
Hold me close, sway me more
Like a flower bending in the breeze
Bend with me, sway with ease
When we dance you have a way with me
Stay with me, sway with me
When marimba rhythms start to play
Hold me close, make me sway
Like a lazy ocean hugs the shore
Hold me close, sway me more
Like a flower bending in the breeze
Bend with me, sway with ease
When we dance you have a way with me
Stay with me, sway with me"




Safe Creative #0911260084719Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

viernes, 16 de junio de 2017

DEFINICIÓN DE AVECRUZ




Ave con alma de pájaro y cuerpo de persona. Posee amplias, fuertes y bellas alas habitualmente invisibles y siempre oxidadas.
Tiene sus sueños en el aire, pero permanece anclada a su rutina.
No esconde la cabeza bajo tierra como el avestruz.
Desea alzar el vuelo porque se sabe AVE, plantarle CARA a la vida, pero cada día elige, sobrellevar su CRUZ


Teresa Delgado © 2017

Safe Creative #0911260084719 Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

martes, 13 de junio de 2017

ENTRE HOY Y MAÑANA

Fotografía tomada de la red: Autor desconocido


Tenía cuatro años y odiaba lavarse el pelo. Cierto día, mientras la bañaba su madre, entre sollozos, suplicaba:
—No, por favor mami, la cabeza no.
La madre a veces se apiadaba atrincherándose en la promesa de la niña de que al siguiente día si se lavaría el pelo sin chistar.
—Vale hoy no te lavo el pelo pero mañana si, pase lo que pase.
La niña respiraba aliviada tras haber logrado una tregua con negociación sensata y resultados positivos y continuaba disfrutando del baño por el resto de su geografía.
Al siguiente día se repetía una vez más la escena, idéntica como si de un remix se tratara. La madre le recordaba su promesa del día anterior.
— Me prometiste que HOY te lavarías la cabeza sin rechistar. ¿Me engañaste quizá?
A lo que la niña respondió ipso facto.
— No mami, yo dije MAÑANA. HOY es HOY y MAÑANA es MAÑANA.
Fue la única vez que mi hermana no le lavó la cabeza a mi sobrina por dos días seguidos. Mi sobrina disfrutó nuevamente de su baño cabeza abajo. Yo, después de la larga carcajada, confirmé una vez más la inmensidad de la sabiduría de los niños.
©Teresa Delgado

 Teresa Delgado © 2017
Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

domingo, 11 de junio de 2017

CRÓNICA DE LA ROPA TENDIDA I


Crecí silvestre y en el aire a partes iguales. Me creció la imaginación más que las piernas. Pasé mucho tiempo en el ropero y debajo de la cama. No quería ver y me pusieron gafas. Hice muchas preguntas, pero no me respondieron. ¿Me escuchaban? ¿Me veían? Me pusieron muchas vacunas a traición. Un día sin previo aviso me cortaron la larga melena negra que me cubría y me abrigaba. Me dejaron a la intemperie y sin identidad. Sin explicaciones, me arrancaron las amígdalas. Me dejaron la voz intacta pero muda y todo el miedo en la barriga. Vomité sangre y vi a la muerte por tercera vez, pero ya no me acuerdo de nada. Estaba oscuro. Antes y después

Teresa Delgado © 2017


En esta música hay algo de nuestra pobre y corta niñez, algo de la dicha perdida que ya no encontraremos.
Jorge Luis Borges

  Safe Creative #0911260084719 Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

viernes, 9 de junio de 2017

DOCUMENTAL "INEVITABLE OCÉANO" ELSA LÓPEZ





 Elena Acosta directora de la casa de Colón,  Oswaldo Luis Guerra, Director general de Cultura y Patrimonio Histórico y Museos del cabildo de Gran Canaria y Tarek Ode director del documental " Inevitable océano"
 ( Fotografía de Dragaria )


( Fotografía de Dragaria )

Elsa López con Elena Acosta directora de la Casa de Colón
( Fotografía de Dragaria )


Ayer se proyectó en la Casa de Colon el precioso Poema Documental sobre Elsa López "Inevitable Océano"  de Tarek Ode, una deliciosa sinestesia, un buchito de belleza para el alma.
“Inevitable Océano” proyectado ayer por primera vez en nuestra Isla, coincidiendo con la celebración del Día Mundial de los Océanos, se fue mostrando ante nosotros sereno como la voz de Elsa, fresco como los Alisios en La Palma, fértil como aquella Isla, cuajado de silencios con voz propia y de palabras acertadas, rezumando  poesía, fluyendo como el agua por los barrancos de una mujer que late en versos vertebrados desde lo más hondo de la madre tierra y de su propia alma de isla.
Además de una fotografía de belleza sublime y una música discreta y acariciadora, el documental nos muestra a una Elsa que nos cuenta pasajes de su vida asociados a su obra  y que enreda de vez en cuando con sus versos o confidencias.
Me pareció una obra exquisita y bien lograda como los bordados que realizan las manos de las mujeres de La Palma.  Cada tramo aparece elegantemente enlazado y ataviado de una exquisita discreción y sin ornamentos captando de manera magistral la esencia de una mujer grande que ha sabido reconocer las oportunidades que le ha ido sirviendo la vida incluso, y sobre todo, en las ocasiones en que  no fue demasiado amable con ella.
Desde el alféizar de la ventana de la casa de su abuela en la Isla de La Palma y desde todas las ventanas de su vida a las que se asoma sin miedo o con él pero siempre dispuesta a ver,  Elsa nos narra su transitar de Isla en Isla.  Elsa nació en Fernando Poo (actual Isla de Bioko)  cuando esa Isla era Española, desde allí viajó hasta La Palma, posteriormente a Gran Canaria y luego a la que ella llama Isla de Madrid para volver a la Isla de la Palma que vio nacer a su madre y en donde reside actualmente, cerrando un maravilloso círculo lírico.
Elsa sabe captar la sabiduría y la poesía en el otro y sabe decirla tan acertadamente que logra rozar el alma sin lugar a dudas. El documental muestra también el trabajo etnográfico realizado en La Palma accediendo  a la sabiduría implícita y el acervo cultural de sus pobladores y atesorando material sociológico y culturales de valor incalculable  gracias a un don que comparte con aquellas gentes y que es el de la oralidad, oficio que Elsa afinó en las casas de la palabra presentes en su isla natal.  
Elsa es una mujer que quizá por el desarraigo que hiere su alma desde muy pequeña sabe arraigar, no solo en la tierra donde vaya sino en el alma de aquellos a los que quiere y de los que la leen. Es una mujer que en sus propias palabras ha amado mucho pero que, añado yo ha sido muy amada. Una mujer que multiplica los océanos  haciéndolos brotar, como hizo ayer, sin que pudiéramos evitarlo mientras que de su mano entrábamos con todo respeto, expectación y cariño al zaguán de lo que nos quiso contar de su vida y obra.
Esta obra documental con marcada esencia de la autora que maravillosamente codirigió, aunque no estuviera en los planes de Tarek Ode autor del documental, toda la obra a mí me parece digna de disfrutar como un buen poema que es, de escuchar con los ojos bien abiertos.

Teresa Delgado © 2017


Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.