DREAMER

sábado, 7 de agosto de 2010

CARA A CARA

La miré a los ojos y juro que nunca había visto antes tan profunda mirada.
Era bella, muy bella
La sentí profundamente sola, profundamente triste, vestía siglos de sudor, de trabajo, de desaires, de rabia, de dolor, de maldiciones, de gritos, de noches, de sufrimiento.
El sabor a sal se le había agarrado a la piel,de tantos siglos de lágrimas.
Hacía tiempo que ya no esperaba, tan solo cumplía su ancestral misión sin pasión, sin palabras.
Entendí que nunca fue injusta, que nunca fue repentina, que nunca fue traidora, que nunca fue maldita
Era el ángel que nadie esperaba, que nadie amaba, que nadie quería cerca, que nadie miraba
era un ángel triste y tremendamente solo....
Sentí que el corazón se me derretía de compasión y los ojos me desaparecían en llanto,
la sentí y no estaba fría, la miré y no era negra, la entendí y no era un final.
Me abrazó y me dijo:
todavía no es tu tiempo pero vendré de vez en cuando
a que me mires un ratito a la cara.
Lloré, lloré, lloré.

Teresa Delgado (Tripti-Tse) © 2010



Martes, 01 de junio de 2010 a las 18:54

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame