DE ALMA A ALMA

domingo, 21 de noviembre de 2010

Azares, menesteres y salamandras



Bebo destellos besos en campanas copas.
Bebo lágrimas cómplices mientras pongo la mesa.
Sirvo jazmines aderezados con remembranzas
en platos de abisales profundidades.
Promulgo surcos,
desentierro plegarias y  tesoros
de los fosos estigmas de la historia.
De sus criptas emergen cadáveres
sedientos y hambrientos
invitados de honor al dionisiaco ágape
En  la sopera un líquido cielo azabache se cuaja de estrellas.
Humeantes luciérnagas ascienden desde las hogueras
penetrando a las nubes que se descargan
en cascadas lluvias y torbellinos labios.
Esculpo
en la piedra del tiempo un jeroglífico,
y me apresuro a regar una rosa de los vientos
que me ayude a llegar al misterio,
cruzo el diminuto asteroide plagado de  laberintos
esquivo las de ariadnicas formas.

que junto al árbol de la palabra esperan todas respuestas
agüeros y  auspicios impregnan las runas
 desgarrando a gritos los velos de los siglos.
Druidas y hechiceras avientan sortilegios y conjuros
arrastrando el mar que nace desde mis lacrimales
al ritmo pulsátil del tiempo.
En  la espuma de su saliva,
se dibuja  una serpiente marina disfrazada de salida.
embaucadora pero evidente tienta mi astucia y mi inocencia.
Minué se asoma al alfeizar de una ola
como un sol naciente y me entrega la espada prometida;
arranco de cuajo la cabeza de la traición,
y transito forjada de alquimia,
versículos y versos
 La libertad,
tras muchos azares, menesteres
y algunas salamandras
brota de entre las exquisitas notas
de las cuerdas de una guitarra,
bailan las mariposas, danza una brisa niña
y se enciende el sol salpicando el cielo de auroras saladas,
las nubes escapan de sus jaulas y a los pájaros se les caen las mordazas.

Se hace el día y por fin entiendo que todo ha sido un sueño
el sueño de mi desnuda realidad.

Teresa Delgado (Tripti-Tse) © 2010

jueves, 21 de octubre de 2010 a las 9:10

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame