DE ALMA A ALMA

lunes, 20 de diciembre de 2010

LOS SIETE PECADOS CAPITALES

Los siete pecados capitales

De rodillas en el confesionario, un arrepentido admitió que era culpable de avaricia, gula, lujuria, pereza, envidia, soberbia e ira:

Jamás me confesé. Yo no quería que ustedes, los curas, gozaran más que yo con mis pecados, y por avaricia me los guardé.

¿Gula? Desde la primera vez que la vi, confieso, el canibalismo no me pareció tan mal.
¿Se llama lujuria eso de entrar en alguien y perderse allí adentro y nunca más salir?
Esa mujer era lo único en el mundo que no me daba pereza.

Yo sentía envidia. Envidia de mí. Lo confieso.

Y confieso que después cometí la soberbia de creer que ella era yo.

Y quise romper ese espejo, loco de ira, cuando no me vi.

Eduardo Galeano

1 comentario:

  1. Maravilloso Teresa. Gracias por compartir este texto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame