DREAMER

jueves, 6 de enero de 2011

De Hojas de hierba



Y tú, mar…
También a ti me entrego.
Adivino lo que quieres decirme,
Desde la playa veo tus dedos que me invitan,
Y pienso que no quieres marcharte sin haberme besado.
Debemos estar un rato juntos:
me desnudo y me llevas muy lejos de la costa,
Arrúllame y durmiendo al vaivén de tus olas,
Salpícame de espuma enamorada, que yo sabré pagarte.
Mar violento, tenaz y embravecido,
Mar de respiros profundos y revueltos,
Mar de la sal de la vida,
de sepulcros dispuestos aunque no estén cavados,
Rugiente mar que, a capricho,
generas tempestades o calmas,
También soy como tú: con uno y muchos rostros
Partícipe del flujo y del reflujo,
cantor soy de los odios y de la dulce paz,
Cantor de los amantes que duermen abrazados.

Walth Witmann

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame