DE ALMA A ALMA

lunes, 28 de marzo de 2011

NO QUIERO VERTE AHI de Paul Jr Paniagua


 








No quiero verte ahí cuando regrese,
llamándome a tus brazos sin llamarme,
pensando en mí sin pensar en mí,
viéndome sin mirarme
entre truenos tempestuosos
gimiendo solitaria.

No quiero verte
enclavando tu mirada hacia el abismo
de eternos ojos tristes,
tomar mis manos sin tomarlas, no quiero.
Besar otros labios sin besar los míos,
beber otro amor sin beber del mío,
tampoco quiero eso.

Te llevé tus rosas
como tantas veces antes lo hice.
Te quise, como jamás nunca quise a nadie.
Te quiero..quizás… aún después de tantos besos,
aún te quiero..

Fiel lo fui como la corteza al árbol.
Sufrí sin verte .
Jamás salí en pos de estrella alguna.

¿Por qué saciar tu sed de mí en otros labios?
¿Por qué ebriagarte de otros miles besos?
¿Por qué la saña de matar mi cuerpo herido
y quemar mi nombre para siempre?

Arrancaste el corazón ha este pecho de alas..
Bebiste sangre de mi piel hasta perder mi piel en ellos.
Lloré amargas tardes por tu nombre,
Te di mi vida.

No quiero verte ahí,
esperar sin esperame detrás de aquel cristal en otras brazos más.
No quiero ver tus ojos que aún miran al vacio sin mirar bajo la noche.
¿Oh si lo quiero?.. Te vi sin verte en esos ojos tuyos.

No entendí jamás tu despedida.
!Sí hubiese besado esos labios ese día sería distanto todo!
!¿Por qué no Lo hice?!
Pensaré mil veces que asi lo fue,
y que perdonamos todo aquello,
lo que haya sido.

Te esperaré en mi puerto gris hasta la muerte.
Quizás,, aún también me quieres.
No sé, que sea el corazón quien te lo diga.

Cuando llegues,
abordaremos juntos el cometa Halley en su próxima partida,
iremos aún más allá donde nadie conoció tu nombre...
ni aún el mío, ni nadie nos conoce.
Será asi todo si los cielos lo permiten.

No estes más ahí,
viéndome sin verme detras de aquellos ojos tristes
tras el cristal de tu ventana.

Paul jr Paniagua
Copyright 2011



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame