DE ALMA A ALMA

lunes, 25 de abril de 2011

ARRULLO Gonzalo Rojas


Para Claudio Arrau

Grand sosiego ovieron aquella noche los muertos:
Apiádate
Agua de ellos por ociosos
y vueltos al revés, permite
Aire que no se envenenen ni se mareen
en el vértigo, Fuego acepta como flores
sus pobres párpados, amamántalos
otra vez Tierra con tus viejos pezones.

Tierra,
Fuego, Aire, Agua, consideren la inmensidad de su hambre.

Gran sosiego ovieron aquella noche los muertos.

Gonzalo Rojas




HOY DEDICADO CON SUS PROPIAS PALABRAS A UN MUERTO DE HONOR:
Envuelto en versos
huella pasos de rimas ,
avienta espantos
y enciende luces
de caminos certeros,
un muerto vivo
le está llegando al cielo,
un muerto POEMA.

                                   Teresa Delgado


Gonzalo Rojas
Poeta chileno nacido en Lebú, Arauco, en 1917.
Estudió Derecho y Literatura en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile. Fue profesor de Estética Literaria y Jefe del Departamento de Castellano en la Universidad de Concepción. Ejerció la docencia  en Utah, EE.UU., Alemania y Venezuela. Organizó a partir de 1958 los famosos Congresos de Escritores en Concepción,  reuniendo lo más selecto 
de la literatura latinoamericana. Fue diplomático en China y Cuba. Perteneció al grupo surrealista reunido en torno a la Revista Mandrágora, 1938 - 1943.
Recibió numerosos premios internacionales, entre los que se cuentan: Premio Sociedad de Escritores de Chile por «Poesía Inédita» 1946, Premio Reina Sofía de poesía de España, Premio Octavio Paz de México y José Hernández de Argentina, además del Premio Nacional de Literatura de Chile en 1992 y del Premio Cervantes de Literatura 2003.Luego de una corta enfermedad, falleció el 25 de abril de 2011.    




2 comentarios:

  1. Todos y todas hemos pensado en el maestro intensamente. Ahora forma parte de nuestros bosques, es el humus.
    Gracias, Tere.
    Un abrazo.
    Antonio.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu visita amigo. Es el humus, si lo es.Ahora es poesía.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame