DREAMER

lunes, 3 de octubre de 2011

CUENTACUENTO de Alejandra Barrionuevo


Por fin llegar cruzando una media hora
en nuestra ciudad, y yo desnuda.
Amanecí asfixiada por los prólogos improvisados
de tu boca encallada
arrastrando los minutos sin vos, sin voz.
Vestime con brocatos y terciopelos
y acompáñame en ese dibujo de cuentos de hadas
en el que me dibujaron las manos pródigas
de un viejo cuentacuentos.
Acompáñame desde adentro con estos vestigios
de película antigua que nunca vimos.
Tallo cada silencio cual encaje en baldosones
descascarados por el destiempo
crujen dientes de tanto amor perdido
y yo buscando izar una bandera de independencia
en tu territorio todavía inexplorado.
Me tienta custodiar la pasión que hoy acampa
en tus brazos, en cada oscuro final irreverente
del amor escaleras abajo.
Y salto del cuento y enmarco los sueños
con caramelos e ilusiones
sin saber que aún arrojándome desde la terraza
de una gran historia
caeré en el vacío de tus eternos borradores.
Y recordaré los desayunos de amantes
con ceremonias e impresiones iluminadas
y seguiré rascándole horas a todo
lo tocado por vos, que hoy parece
engaño viejo.
Parpadeo  mi taquicardia en la costanera
empaño vidrios sudando veneno light
lengua de un bosque estremecido por augustas serpientes
fotografiando este crucigrama de estaciones
de un tren sin destino.
Andén añejo de varios años hasta que tu mano...
solo estrechó mis asustadas sorpresas
y una  suerte exigua.
Ahora escondo mi cara enlagrimada
ya no debo escapar de los medioevos
de tu ausencia.
Hoy, justo hoy, mi nadie tiene las mismas sombras
negras de Goya
y ya no arrastra el destino hacia la nada.
Es el mismo aire que habita los monasterios y las viejas ciudadelas
que tonta ingenuidad, querer fugarse del destino
cuando el silencio ha reducido todo
a la negrura de las alas de un cuervo agorero.


Alejandra Barrionuevo
http://facebook.com/abarrionuevo1

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame