DREAMER

viernes, 9 de diciembre de 2011

Los dioses colibries de Antonio Arroyo Silva


Los dioses colibríes, los del principio exacto,

los que llenan alientos con bandadas de luz,

los que suben montañas para llenar honduras

con pétalos sin labios y caballos de sed.


Oh levedad de estar en su pico el destierro.

¿Quién te mandó a meter tus narices volátiles

en la espuela amarilla? ¿No oliste su destello

cuando te pergeñaban en las flores del habla?

¿No asomaste entonces tu pico de cotorra

y silbaste su tacto por la piel herbicida?



Te siento tan pequeño, tan asido a mi sombra,

que flotan en mi hoguera tus alas de geranio.

Me desuello de ti, déjame en las acacias

si te vas con tu piel a soñar con mi carne. 

Antonio Arroyo, Los dioses colibríes.



He zurcido el pellejo de una sombra
a la piel que le escuece a tu santa perfección
y has bajado del hielo como un mamut insólito
a soltarte del nudo que te amarra al abismo.
CASI LUZ

2 comentarios:

  1. Gracias por compartir este bello texto del poeta Antonio Arroyo, mis saludos desde Santiago de Chile,

    Leo Lobos

    ResponderEliminar
  2. Un honor encontrar tus letras aquí Leo. Antonio me habló en su día de ti a propósito de una excelente traducción de Hilda Hilst que tuve la suerte de leer y que me permitió conocer su vida y su poesía.
    Antonio es una persona a la que respeto muchísimo como persona y admiro como escritor. Este poema y la historia que lo envuelve me conmovieron profundamente por lo que decidí ponerlo a aromar este mi espacio del alma. Un cordial saludo. te agradezco tu visita que espero no sea la última.

    ResponderEliminar

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame