DREAMER

sábado, 29 de enero de 2011

ELEMENTAL de Celsa Barja



Escalo tu demora.
Con la boca hirsuta someto tu deseo,
mi deseo.
Lamo el gemido del risco de tu hambre,
la ingravidez que tiembla de tu latido.
Suelto las jarcias de mis labios
y deshabitas tu mismo cuerpo.
Paladeas el placer en el sabor de mi gesto.
Asoma el bouquet de tu delirio
e intercambias con mi lengua tu tiempo.
Sucumbes y germinas.
Tu declive es mi caricia.
Te beso con un beso esencial.
Te beso con el eco de tu vida.




Celsa Barja © 2011

El nombre encontrado de Eduardo Galeano



  En la sierra mexicana de Nayarit había una comunidad que no tenía nombre. Desde hacía siglos andaba buscando nombre esa comunidad de indios huicholes. Carlos González lo encontró, por pura casualidad.
Este indio huichol había venido a la ciudad de Tepic para comprar semillas y visitar parientes. Al atravesar un basural, recogió un libro tirado entre los desperdicios. Hacía años que Carlos había aprendido a leer la lengua de Castilla, y mal que bien podía. Sentado a la sombra de un alero, empezó a descifrar páginas. El libro hablaba de un país de nombre raro, que Carlos no sabía ubicar pero que debía estar bien lejos de México, y contaba una historia de hace pocos años.
En el camino de regreso, caminando sierra arriba, Carlos siguió leyendo. No podía desprenderse de esta historia de horror y de bravura. El personaje central del libro era un hombre que había sabido cumplir su palabra. Al llegar a la aldea, Carlos anunció, eufórico:
-¡Por fin tenemos nombre!
Y leyó el libro, en voz alta, para todos. La tropezada lectura le ocupó casi una semana.
Después, las ciento cincuenta familias votaron. Todas por sí. Con bailares y cantares se selló el bautizo.
Ahora tienen cómo llamarse. Esta comunidad lleva el nombre de un hombre digno, que
no dudé a la hora de elegir entre la traición y la muerte.
-Voy para Salvador Allende dicen, ahora, los caminantes.

Don Eduardo Hughes Galeano







viernes, 28 de enero de 2011

ATENEA


-->




Ni en Grecia ni en Troya
sino en mi centro, hay una guerra.
Espero el sosiego de mi alma y de mi cuerpo.
Soy la que espera mientras
teje y enseña a tejer la esperanza.
Pinto y despinto mi propio deseo
hago y deshago caminos y atajos.
Bajo y subo,
subo y bajo.
Me rindo y peleo,
ando.
Surco el camino que me lleva
indefectiblemente
a la saliva de tus besos.
Inevitablemente
al hueco de tus brazos.

Teresa Delgado © 2011


http://alondras.ning.com/profiles/blog/list?user=0rpuyt0zcqrlr

Safe Creative #1011077789773

LA POESIA de Yolanda Duque Vidal



 

LA POESIA

Las páginas sudan versos
Florecen en palabras
Las manos galopan
Digitan hábilmente
Se arrodillan las horas
Resucitan los sentidos

En una esquina, vigilante
se levanta la luna
Conjugación de verbos
domina las horas
Surgen suaves ondas
La imaginación rebasa

La tarde reposa en la ventana
cual mariposa radiante
de infinitas tonalidades
La poesía surge en silencio
Agradece el privilegio de existir
en la voz de los poetas.
---------------------------------------
Del libro Insomnio. Montreal, 2007


Tu silencio -BEBE-



Como quien tira de una cuerda que se romperá,
tirar, tirar, tirar, tirar, tirar...
Como sin darse cuenta rozar un poco más,
los ojos han cerrado para no afrontar
que el aire es de cristal,
que puede estallar,
que aunque parezca extraño, te quiero devorar.
Que el aire es de crital,
que puede estallar,
que aunque parezca extraño, te quiero devorar.

En una esquina de su boca se dejó estrellar,
como la ola que se entrega a la roca,
perdida en el abismo de unas manos sin final,
tan grandes que abrazaban todos sus planetas.

Ahora no estás aquí,
ahora no estoy aquí,
pero el silenció es la más elocuente forma de mentir.
Ahora no estás aquí,
ahora no estoy aquí,
pero el silenció es la más elocuente forma de mentir.

En tu silencio habita el mío
y en alguna parte de mi cuerpo habitó
un trozo de tu olor,
en tu silencio habita el mío
y en alguna parte de mis ojos habitó
un trozo de dolor.
Ahora estás aquí,
ahora estoy aquí,
abrázame para que piense alguna vez en ti.
Ahora estás aquí,
ahora estoy aquí,
abrázame para que piense alguna vez en ti.

En tu siilencio habita el mío
y en alguna parte de mi cuerpo habitó
un trozo de tu olor,
en tu silencio habita el mío
y en alguna parte de mis ojos habitó
un trozo de dolor.
En tu siilencio habita el mío
y en alguna parte de mi cuerpo habitó
un trozo de tu olor,
en tu silencio habita el mío
y en alguna parte de mis ojos habitó
un trozo de dolor.

Que el aire es de cristal,
que puede estallar,
que aunque mis labios no hablen,
te quiero devorar.



Safe Creative #1011077789773

Haiku Fuego




Te amanezco,
mi fuego prometido
crepito en ti
ardo en la hoguera
viva de tus entrañas.


Teresa Delgado © 2010
 Safe Creative #1011077789773

miércoles, 26 de enero de 2011

FIAT LUX de Celsa Barja Rodriguez



Nací silencio y lloré.
Mamé recuerdos y me hice viva.
Gateé palabras y mordí gestos.
Jugué pasos y tuve hambre.
Comí sueños y dormí.
Desperté ahogada, presa sin celda.
Grité con la carne y sudé.
Abrí mi piel, libre, al poema.
Crecí, y fuí sexo, y engendré.
Parí vida para la memoria de mi vida.
Envejecí, dividida, me despedacé.
Enmudecí, ya sin dolor, morí silencio.




(Celsa Barja © 2011)
 
...Y la luz se hizo, mi querida amiga. 
Teresa

martes, 25 de enero de 2011

Sombra

       Aunque nuestros ojos miren al suelo ,la luz está siempre sobre nuestras cabezas, aparentemente dejamos de percibirla en el trazo que dibuja nuestra sombra. Nuestra sombra sin luz, tan solo quiere jugar un ratito a que somos nosotros.

Teresa Delgado
Publicada en facebook el 25 de febrero de 2010

DESEO ( PEDRO GUERRA)




Te seguiré hasta el final
te buscaré en todas partes
bajo la luz y las sombras
y en los dibujos del aire
Te seguiré hasta el final
te pediré de rodillas
que te desnudes amor
te mostraré mis heridas
Y con las luces del alba
antes que tú te despiertes
se hará ceniza el deseo
me marcharé para siempre
Te seguiré hasta el final
entre los musgos del bosque
te pediré tantas veces
que hagamos nuestra la noche
Te seguiré hasta el final
con el tesón del acero
te buscaré por la lluvia
para mojarme en tu beso
Y con las luces del alba
antes que tú te despiertes
se hará ceniza el deseo
me marcharé para siempre
y cuando todo se acabe
y se hagan polvo las alas
no habré sabido por qué
me he vuelto loco por nada
Te seguiré hasta el final
por la ladera del viento
para rogarte, por Dios
que me hagas sitio en tus besos
Y con las luces del alba
antes que tú te despiertes
se hará ceniza el deseo
me marcharé para siempre
y cuando todo se acabe
y se hagan polvo las alas
no habré sabido por qué
me he vuelto loco por nada
Y con las luces del alba
antes que tú te despiertes
se hará ceniza el deseo
me marcharé para siempre
y cuando todo se acabe
y se hagan polvo las alas
no habré sabido por qué
me he vuelto loco por nada.

Pedro Guerra



Safe Creative #1011077789773

¡ Ay amor!



No te mueras de amor
amor mío,
no me mates.

Es la ausencia de amor
lo que mata la sangre
en las venas,
 y ahoga el latido.

¡Quién pudiera latirte
con las manos del tiempo,
¡Ay amor,
quien pudiera morirte de vida! 

Teresa Delgado © 2010

lunes, 24 de enero de 2011

No la boca sino el beso-Luis Eduardo Aute -




NO LA BOCA SINO EL BESO
Me gusta esta letra
No la boca sino el beso
Fue el crimen,
transgresión Humana de lo Perfecto;
Boca que por el beso
Se traiciona contra Dios Para besarse en su espejo.
Ensimismado,
El Verbo Infinito reflexiona,
Se observa desde el féretro
La palabra se nombra paradoja.
Labios contra labios,
Rocío tierno, húmeda flor Del reflejo suicida
Quebrantando la ley por el deseo.
Lenguas contra lenguas,
hambres Cruzadas convocan
En lenguajes inversos.
Boca que por el beso
Abrió la puerta Nunca Del Árbol del Conocimiento,
Beso que se besa,
Sed de ser sed,
Origen y fin del círculo eterno:
Iris, planeta, pupila del Éxtasis,
Anillo del agua, la cifra cero,
Pompa, torbellino, espectro del arco Iris,
seno y óvulo y órbita Del centro,
latido, Latido contra sí mismo,
Corazón circular del Universo.
Esfera del Azar,
fe de Armonía;
Engendra la fe del Azar El fuego.
Voluntad de luz, voluntad de sombra,
Voluntad de beso entre infierno y cielo;
Beso inmortal Que asesina su muerte.
Alma del amor
Contra amor del cuerpo.
Siguen los años pasando, impasibles.
Por ahí asoma El final del Trayecto,
cerca,
Tan cerca que anuncia los labios
Que habrán de sellar el último beso.
Bésame,
bésame y dame tu nombre:
Yo, Tú, El,
Las tres personas del Verbo.

Safe Creative #1011077789773