DE ALMA A ALMA

viernes, 2 de septiembre de 2011

CADENAS



Te escribo ojos  y tú les naces
tu mirada
te escribo boca
y tú le naces tu voz
te escribo latido
y tú le pones el ritmo de tu vida
te escribo pies y tú le pones los pasos
y el camino
te escribo orejas  y te susurro palabras que dibujen tu memoria
para que seas tú quién rompa las cadenas de ti mismo.
Y seas.

Teresa Delgado © 2011  
Inspirado por "Un poema a partir de la Imagen" propuesto por Victor alfonso de "La noche de las letras






Safe Creative #1011077789773

martes, 30 de agosto de 2011

TE CANTARÉ EN FENICIO de Paul Jr Paniagua



Tendré que vivir en Fenicia,
entre fenicios, garabatear
mis propios poemas en la red; nadar
de dorso sobre mares, saborear
sus mismos templos, respirar
la lluvia de mis viajes
en azul mediterráneo; remar
de noche cada día hasta el cielo infinito, recordar
los versos que tus labios pronunciaron en mi nombre,
buscarte allí entre fenicias.
Te encontré escuchando mis palabras.
Bailarán mis versos en exilio, dirán
lo que nunca debieron de haber callado a tu oído.
No se venderán en negras noches sobre calles.
Para ser preciso, llevarán
tu nombre para siempre. Tendrán
mis versos las matices de tu rostro y tu mirada;
serán versos sólo tuyos.

Que otros zarpen a otros lados, que
habiten otros tiempos, que
busquen otras formas de escribir
el mismo trabalenguas;
no me importa.
Envejeceré así, alegre.
Buscaré encontrarte en alguno de mis viajes.
Sembraré por ti quinientas toneladas de almendros,
los echaré al Edén para que broten siempre libres por tu nombre.
No encontrarás papel en la basura con mis versos; envejeceré
como decía, alegre en primavera.
Seré exacto,
te cantaré en fenicio esta mañana.

Paul Jr Paniagua
De mi libro Sin Trompo de Poner
Copyright 2011


http://tallerliterariosolhispano.blogspot.com/

lunes, 29 de agosto de 2011

VINO BORRACHA DE VINO




Me llovió tinta ondulando palabras.
con las yemas de mi sangre recorrí el papel
surcando mi cuaderno o alma.
Encendí mi poesía en la piel de mis besos
incineré cada intento de ti
y una noche vino  la noche,
vino borracha de vino
repleta de certezas,
me cerró la mirada
secó mis besos
me susurró al oido
un perverso poema
de realidad desnuda
me envenenó el aliento
ebria de claridad oscura
danzó  mis poros
anidó en mis huesos
me sorbió los sueños,
como mueca o hálito vacío
se alejó
Negra, densa, fría
arrastrando su duelo.
Ella borró cada letra de luz,
cada verbo amar,
cada bello epíteto,
firmando a mordiscos su propio epitafio:
" Aquí yace quién de tanto amor, estalló en mil gotas de muerte o tinta dibujada en palabras."
Teresa Delgado © 2011

 Safe Creative #1011077789773