DREAMER

viernes, 11 de noviembre de 2011

OFELIA



Esperar asomada a mis labios

a que lleguen los tuyos.

Sentir como versos tus pasos

que se acercan a perturbar mi cordura.

Me asomo y solo hay noche

La brisa me dice que has estado cerca,

Tan cerca que podría volverme loca de besos,

perder el aliento, el equilibrio y caer

desde mi canto al infierno.

No se sale con vida de la muerte.

Nadie vuelve a ser el mismo tras renacer

desaparecen las orillas

y tu única opción es ser el torbellino

previo a los labios que portan el único beso,

la contraseña, la moneda precisa que paga al barquero

y la barca que viaja a los confines del mundo.

Hay un Hamlet en cada corazón poeta

y la luz de una Ofelia 

en cada mujer que alguna vez en su vida

se ha topado de frente con la sangre y los ojos del poema.

       Teresa Delgado © 2011


Safe Creative #1011077789773

"El Intenso Calor de la Luna" de Gioconda Belli





Si eres una mujer fuerte
protégete de las alimañas que querrán
almorzarte el corazón
Ellas usan todos los disfraces de los carnavales de la tierra
Se visten como culpas, como oportunidades, como precios que hay que pagar
Te hurgan el alma; meten el barreno de sus miradas o sus llantos
Hasta lo más profundo del magma de tu esencia
no para alumbrarse con tu fuego
sino para apagar la pasión
la erudición de tus fantasías.

Si eres una mujer fuerte
tienes que saber que el aire que te nutre
acarrea también parásitos, moscardones,
menudos insectos que buscarán alojarse en tu sangre
y nutrirse de cuanto es sólido y grande en ti

No pierdas la compasión, pero témele a cuanto conduzca
a negarte la palabra, a esconder quien eres,
lo que te obligue a ablandarte
y te prometa un reino terrestre a cambio
de la sonrisa complaciente.

Si eres una mujer fuerte
prepárate para la batalla:
aprende a estar sola
a dormir en la más absoluta oscuridad sin miedo
a que nadie te tire sogas cuando ruja la tormenta
a nadar contra corriente.

Entrénate en los oficios de la reflexión y el intelecto
Lee, hazte el amor a ti misma, construye tu castillo
Rodealo de fosos profundos
sin olvidar anchas puertas y ventanas.

Es menester que cultives enormes amistades
que quienes te rodeen y quieran sepan lo que eres
que te hagas un círculo de hogueras y enciendas en el centro de tu habitación
Una estufa siempre ardiente donde se mantenga el hervor de tus sueños

Si eres una mujer fuerte
protégete con historias y árboles
con recetas antiguas de cantos y encantamientos

Has de saber que eres un campo magnético
hacia el que viajarán aullando clavos herrumbados
y el óxido mortal de todos los naufragios.
Ampara
Pero amparate primero
Guarda las distancias
Constrúyete. Cuidate.
Atesora tu poder
Defiéndelo
Hazlo por ti
Te lo pido en nombre de todas nosotras.

Poema de: Gioconda Belli

Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

lunes, 7 de noviembre de 2011

Poema de amor busca mujer de Pedro Flores



                                                  POEMA DE AMOR BUSCA MUJER

Poema de amor busca mujer:
sin límites de primaveras,
pero de pocos otoños.
Buena salteadora de tristezas.
Apostadora de vez en cuando a lo perdido.
Vacunada contra lo imposible.
Imprescindible sonrisa a manos llenas.
Se valorará capacidad de confidencia.
Abstenerse corazones de oro,
damas de respetables costumbres,
princesas de torneadas almenas.
Se ofrece:
despacho propio en estos versos
con vistas a un aguacero de dudas.
Sueldo ninguno, pero comisión en los sueños.
Inmediata incorporación a la complicidad.
Interesadas entrar sin llamar
no sin antes haber quemado
todo tipo de referencias.

Pedro Flores (Las Palmas de Gran Canaria, 1968).


Pedro Flores. "El acto de la escritura es un ejercicio de faquir, cuando un poeta es honesto, siempre es exhibicionista, aunque la poesía ha perdido el rollo juglaresco que la originó".



PEDRO FLORES (Las Palmas de Gran Canaria, 1968) Autor de una prolífica nómina de libros, entre los que destacan: Simple condicional (1994), Memorial del olvido (1996), La vida en ello (1997), Nunca prendimos París (1998), El complejo ejercicio del delirio (1998), El ocio fértil (1998), La poética del fakir (1999), Diario del hombre lobo (2000), De-dos que el amor conocen (2003), en colaboración con Lidia Machado, Con la vida en los talones (2003), antología poética y Al remoto país donde sonríes (2005). A lo largo de su trayectoria ha resultado ganador, entre otros, de los siguientes premios: Premio de poesía Esperanza Spínola (1992, 1993 y 1997), Premio Tomás Morales (1996), Premio Pedro García Cabrera (1998) y Premio Jaime Gil de Biedma (2003).

Safe Creative #1011077789773