DE ALMA A ALMA

domingo, 13 de mayo de 2012

Rubik




Cuando te escuché decir  “Te amo”  fue como si el mundo se volviera un enorme cubo de Rubik  que finalmente tomara su forma precisa.
Sensación de alivio. Sensación de coherencia. Sensación de plenitud que en un instante se tornó vacío.
 — ¿Y ahora qué?
Fue tanta la incertidumbre, tan hondo el abismo que se abría delante de mis pies que no tuve más remedio que volver al caos de los colores sin orden ni concierto.
A veces ocurre que uno se acostumbra a lo habitual. Es como  si algo que se espera largo tiempo, de repente nos sorprendiera sintiéndonos  extraños, desubicados, perplejos, nos invade el sudor frío y una avalancha inesperada de dudas.  Después de todo, lo que  quiera que esté aconteciendo puede ser  perfectamente ser un sueño, o una gaviota, o una palabra en vuelo a otro puerto.
 ¿De qué otra manera sería posible que no estés aquí armando poemas a golpe de besos, deshaciendo estaciones a base de versos?
Quizá es tan solo en el espacio que habita dentro de esa burbuja de sueño perfecto, en donde te siento junto a mí, junto a todo este amor y  a este cubo de Rubik que mis manos, presurosas, arman y desarman con los ojos cerrados mientras toda mi alma musita su mantra preferido:
    Yo también te amo, yo también te amo, yo también te amo...”  hasta que el miedo huye despavorido de mi infinita paciencia.


 Teresa Delgado © 2012
Safe Creative #0911260084719

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame