DREAMER

martes, 31 de julio de 2012

NUNCA MIRAS MIS MANOS




Nunca miras mi manos (Jo Blankenburg - Iumentum) V&D
 
A quien pueda interesar:
Me he muerto unas cuantas veces y solo lo he sabido yo.  Para muchos aquella palidez  era de floja, débil e incluso hipocondriaca. Gracias a que me morí, mientras otros me ponían las etiquetas que a ellos más cómodas les venían, me hice grande y fuerte, accedí a realidades inaccesibles para muchos pero que me han abierto un campo infinito de posibilidades, amo más a la gente y a la vida. Me volví más espiritual al mismo tiempo que paradójicamente, también me volvía más humana. Mi intuición y sensibilidad se han agudizado y eso, lo admito, jode un poco para andar por estos planos.
Cuando soy feliz soy muy feliz, cuando amo,  amo con todo el amor, y tú sabes a que me refiero. No tengo prisa aunque a veces, la prisa me posee por completo,  y es entonces cuando me desespero, esto solo ocurre  antes de que me de risa recordar que cada cosa ocurre cuando ha de ser, es decir, a su debido tiempo.
Cuando me siento sola no hay nadie más solo en el universo y cuando estoy triste no me cabe más tristeza en el alma. También cuando tengo miedo tengo más miedo que nadie y a pesar de ver los retos, las sincronicidades y las pistas  que me pone la vida por delante tiemblo y pospongo todo lo que puedo el dar el primer paso, pero lo doy aún con miedo. Tengo los cuentos y la poesía, tengo la música y las palabras. Tengo la maravilla que son los niños, el mar de su sabiduría, el juego de sus miradas. Tengo tinta y papel y mucho que decir. Tengo muchos regalos de la vida, algunos hasta fueron bellos, o dulces, o suaves, o importantes.
Tengo gente que me ama y a la que amo  luego creo que soy inmensamente rica. 
Sin embargo, no he perdido la costumbre de morirme de vez en cuando pero solo lo hago para no olvidarme nunca más de lo inmensamente valiosa que es la VIDA.
Pero tú, precisamente tú dime ¿Porque nunca miras mis manos?


 Teresa Delgado © 2012



Safe Creative #0911260084719

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame