DE ALMA A ALMA

sábado, 31 de diciembre de 2011

NO VALE de AGUSTÍN MILLARES SALL





 Te digo que no vale
meter el sueño azul bajo las sábanas,
pasar de largo, no saber nada,
hacer la vista gorda a lo que pasa,
guardar la sed de estrellas bajo llave.
Te digo que no vale
que el amor pierda el habla,
que la razón se calle,
que la alegría rompa sus palabras,
que la pasión confiese: aquí no hay sangre.
Te digo que no vale
que el gris siempre se salga con la suya,
que el negro se desmande
y diga “cruz y raya” al júbilo del aire.
Vuelvo a la carga y te digo: aquí no cabe
esconder la cabeza bajo el ala,
decir “no sabía”, “estoy al margen”,
”vivo en mi torre, sólo y no sé nada”.
Te digo y te repito que no vale.
 Agustín Millares Sall






Agustín Millares Sall poeta grancanario (1917-1989). Fue uno de los impulsores
de la llamada poesía social. Militó en el partido comunista. Tras el golpe
de estado de Franco fue detenido y encarcelado en un campo de concentración.
Su obra literaría estuvo vinculada a la defensa de los más débiles, de la clase
trabajadora y la denuncia de la represión.

Agustín Millares Sall nació el 30 de junio de 1917 en Las Palmas de Gran Canaria. Fallece en Las Palmas el 6 de marzo de 1989.
Su infancia son recuerdos de un mar, de la Playa de las Canteras, de su abuelo a quien leía obras de Maupassant y Stendhal y de su padre, el profesor, poeta intimista y melancólico, Don Juan Millares Carlo, que fue su más directo educador y animador en las actividades poéticas.Cuando en la península se practicaba una poesía meramente humanista, existencialista, anti-formalista y anti-estética que supuso un revulsivo, en Canarias, particularmente por parte de unos poetas que constituían nueva generación, ya se estaba realizando y publicando una poesía combativa, auténticamente luchadora y militante, insólita en el contexto político en que se desarrollaba.
 Fue el pionero de la poesía social de posguerra en España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame