DREAMER

viernes, 4 de enero de 2013

AZUL de Teca Barreiro


Tudo fica azul na tua ausência,
azul mudo,
estilete anil cravado
no meio das costas,
névoa celeste colorindo a montanha,
azul de morte sem anúncio,
frio azul serpenteando a pedra,
trilogia de olhos ao fim da tarde.

Pensamentos como pétalas tristes
destilam silêncio azul,
solídâo do mar,
infinitamente azul.

lunes, 31 de diciembre de 2012

EN EL PRINCIPIO de BLAS DE OTERO



Si he perdido la vida, el tiempo, todo
lo que tiré, como un anillo, al agua,
si he perdido la voz en la maleza,
me queda la palabra.
Si he sufrido la sed, el hambre, todo
lo que era mío y resultó ser nada,
si he segado las sombras en silencio,
me queda la palabra.
Si abrí los labios para ver el rostro
puro y terrible de mi patria,
si abrí los labios hasta desgarrármelos,
me queda la palabra.
En el principio.
Blas de Otero se fué el 29 de Junio de 1979.


Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

domingo, 30 de diciembre de 2012

Felicitación para el el año que nace de Luis Falcón



NARANJAS DEL MAR - ESPACIOGUÍA

“A la mar fui por naranjas,
cosa que la mar no tiene.
Metí la mano en el agua:
La esperanza me mantiene”.

(Del poeta Pedro García Cabrera)

Fotgrafía tomada de  http://espacioguia.blogspot.com.es/2010/12/tarjetas-navidad-2010-2.html




A LA MAR FUI POR LAS ISLAS
Las islas no son libres de andar por donde quieran,
pero tienen razones de enarbolada roca
que saltan a la altura como un río en llamas
moldeando la angustia de un esperar sin tregua
en una rebeldía de silencios.
Déjame aún erguirme sobre tus precipicios,
déjame izar en ti mi cuerpo acribillado,
déjame amar la luna que ilumina mi casa,
déjame con tus nubes de langosta en el aire;
pero no me condenes a trillar la tristeza,
a comer tus cenizas y apurar tu amargura
viéndote desangrarte como el canto de un cisne.
Y aunque seas tan honda como un puñal clavado,
haz en tu espalda sitio al ladrido del perro,
al pregón de las ramas voceando el crepúsculo,
al libro en el que leo y al papel en el que escribo,
a los labios que beso y al amigo que abrazo,
a la melancolía de estar siempre queriendo
y al sueño que mantiene despiertas las naranjas.
Que islas y amor de madre tengan las mismas letras.
Con la mano en la mar así lo espero.
De “La esperanza me mantiene” (1959). Pedro García Cabrera

Gran Canaria de Pedro García Cabrera


                         
Gran Canaria. Olga Cerpa y Mestisay
  Para saber que te llevo en el costado clavada
no has de leerme la mano,
ha de bastar mi palabra.
Mas si la quieres leer
verás tan sólo en sus rayas
los caminos de una isla
que se llama Gran Canaria.

Caminos que me conducen,
sombreados de esperanza,
a roques que no se nublan
y a piedras enamoradas
de dialogar con las cimas
de sueños que no se alcanzan.

Mas yo aprecio sobre todo
tus descartes de baraja,
los rincones que conversan,
el trapecio con pestañas
del faro que da sus vueltas
ágil de luz y de alma.

Para saber que te llevo
en el costado clavada
no has de leerme la mano,
ha de bastar mi palabra.
Mas si la quieres leer
verás tan sólo en sus rayas
los caminos de una isla
que se llama Gran Canaria.

Todo se irá y volverá,
todo vuela a ser mañana:
el mar, las islas, el viento,
la sed, la angustia y el alba.
Ya desde aquí en adelante
me seguirás en la marcha.

Para saber que te llevo
en el costado clavada
no has de leerme la mano,
ha de bastar mi palabra.
Mas si la quieres leer
verás tan sólo en sus rayas
los caminos de una isla
que se llama Gran Canaria...

 Pedro García Cabrera

 Para saber que te levo no custado fincada
não tens de me ler a mão,
tem de bastar minha palavra.
Mas se quere-la ler
verás tão só em seus rayas
os caminhos de uma ilha
que se chama Grande Canaria.


Caminhos que me conduzem,
sombreados de esperança,
a roques que não se nublan
e a pedras apaixonadas
de dialogar com as cumes
de sonhos que não se atingem.

 Mas eu aprecio sobretudo
teus descartes de baralha,
os rincões que conversam,
o trapecio com pestañas
do faro que dá suas voltas
ágil de luz e de alma.
  Para saber que te levo no custado fincada
não tens de me ler a mão,
tem de bastar minha palavra.
Mas se quere-la ler
verás tão só em seus rayas
os caminhos de uma ilha
que se chama Grande Canaria.

Tudo ir-se-á e voltará,
tudo voa a ser manhã:
o mar, as ilhas, o vento,
a sede, a angústia e o alva.
Já desde aqui em adiante
seguir-me-ás na marcha.

Para saber que te levo no custado fincada
não tens de me ler a mão,
tem de bastar minha palavra.
Mas se quere-la ler
verás tão só em seus rayas
os caminhos de uma ilha
que se chama Grande Canaria.

 Pedro García Cabrera


Pedro García Cabrera (Vallehermoso, La Gomera, 19 de agosto de 1905 - Santa Cruz de Tenerife, 20 de marzo de 1981), poeta y periodista español perteneciente a la Generación del 27. El 22 de febrero de 2012 el Gobierno de Canarias dedica el día de las Letras Canarias a este autor canario.



Nacido en la isla canaria de La Gomera; en su pueblo natal su madre y tías tocaban la guitarra y cantaban coplas tradicionales, lo que señaló una tendencia en su poesía hacia el neopopularismo. Se trasladó a los siete años a Sevilla, donde su padre, que es maestro, va destinado, pero dos años más tarde volvió a su isla natal, desde donde más tarde marchará con su familia a Santa Cruz de Tenerife, donde estudiará bachillerato. En La Laguna estudia Magisterio, y en 1922 comenzó su actividad literaria con artículos en revistas y diarios locales.
Sus primeros poemas serían publicados en el diario Gaceta de Tenerife el año 1925. Durante los años 1926, 1927 y 1928 publicará en la revista Hespérides, en cuyo consejo de redacción entró y donde vio la luz su primera obra de relevancia, Líquenes (1928). En 1930 da a conocer su ensayo El hombre en función del paisaje, donde propone una contemplación amplia e integral del paisaje de las Islas Canarias, dejando a un lado aquellos elementos que pueden causar diferencias y protagonismos (como pueden ser el Teide, La Caldera de Taburiente, el roque Nublo o las Montañas del Fuego); él pretende que se fije la atención en los elementos comunes del paisaje y el ecosistema de todo el Archipiélago, con referencias que puedan servir para cualquier espacio insular. Ese mismo año, junto con los escritores canarios Rodríguez Doreste, López Torres y Juan Ismael funda la revista Cartones, ya de tendencias vanguardistas, y dirige la publicación decenal gomera de cuatro páginas Altavoz (1930-1931), a veces secuestrada por las autoridades, que servía de expresión a la Agrupación Juvenil Gomera. Eran alma de esta publicación Gabriel Mejías Fragoso, Ulises Herrera y Guillermo Ascanio y tenía un fuerte contenido de denuncia social a causa de su sección "Por el ojo de la llave", donde se mostraban al público con ingenio las arbitrariedades del caciquismo isleño. En abril de 1931 acude a las elecciones en las listas de la coalición republicana-socialista que derrocaría a la monarquía borbónica y será uno de los portavoces del partido socialista en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y en el Cabildo Insular de Tenerife, además de dirigir la publicación El Socialista. Su gestión como concejal se caracterizó por la reivindicación de políticas sociales, como la construcción de casas baratas para obreros o la mejora de la educación. Colabora además activamente en la revista del Surrealismo Gaceta de Arte, (1932-1935) que contribuye a fundar junto a Eduardo Westerdahl y que le edita su segunda obra poética, la plaquette Transparencias fugadas (1934). También comienza su poemario La rodilla en el agua, aunque no se publicaría hasta 1981. En 1934, por decisión judicial es obligado a irse de Tenerife y se exilia en Tafira (Gran Canaria). Un año después conoce a André Bretón y Benjamín Peret en la II Exposición Internacional de Surrealismo celebrada en Tenerife, y suscribe un Manifiesto de adhesión a este movimiento. En esta estética escribió en 1936 el libro Dársena con despertadores, plagado de asociaciones de palabras que, según describía el propio escritor, surgieron mediante un proceso de búsqueda aleatoria cercana al "automatismo psíquico" propugnado por el movimiento vanguardista, esto es, escritura automática.
Es detenido por sus ideas socialistas junto a otros políticos republicanos el 18 de julio de 1936 y es conducido primeramente a una prisión flotante y luego al campo de concentración de La Isleta (en Gran Canaria). El 19 de agosto es deportado, con treinta y siete compañeros más, en el barco correo Viera y Clavijo al campo de prisioneros de Villa Cisneros, actual Dakhla (Sáhara), experiencia que narra en su Romancero Cautivo con el poema "Con el alma en un hilo". En marzo de 1937 protagoniza una espectacular fuga, junto con un grupo de presos y de soldados que desertan del bando ‘nacional’, y tomando el correíllo ‘Viera y Clavijo’ ponen rumbo a Dakar (entonces colonia francesa). Se instala durante un tiempo en Dakar hasta que viaja a Marsella, desde donde vuelve a España en ferrocarril para integrarse en el ejército republicano en el frente de Andalucía, en el servicio de inteligencia militar. Una noche, cuando regresa en jeep de una misión desde Andújar a Jaén, el vehículo es arrollado en un paso a nivel por un tren cargado de heridos, accidente en el que mueren cuatro de sus compañeros. Él sufre graves quemaduras en las piernas; es ingresado en el hospital civil de Jaén. Trasladado posteriormente a Baza será nuevamente hecho prisionero y condenado a treinta años de prisión, siendo puesto en libertad vigilada en 1946, tras la cual contrae matrimonio, en 1948, con Matilde Torres, a la que había conocido años atrás durante su convalecencia en el hospital. En el tiempo que duró su encarcelamiento en el Sáhara y en Granada termina varias obras como Entre la guerra y tú (1936-39), Romancero cautivo (1936-1940), La arena y la intimidad y Hombros de ausencia (1942-1944), Viaje al interior de tu voz (1944-46). Estas obras permanecerán inéditas hasta la publicación póstuma de sus Obras completas en 1987. De regreso a Tenerife, consigue un empleo burocrático como jefe de contabilidad en la Caja de Previsión de la Cepsa. Se instala en Tacoronte, para pasar más tarde a Santa Cruz, en donde residirá definitivamente. Por iniciativa de Domingo Pérez Minik y de Eduardo Westerdahl, en 1949 intentan recuperar el vacío dejado por Gaceta de Arte con una nueva revista que recibe el nombre de De Arte, pero que, desafortunadamente, no pasa de su primer número, aunque permite a García Cabrera sacar a la luz un interesante ensayo titulado "Arquitectura y poesía". Al fin en 1951 publica Día de alondras, un libro inspirado en la poesía de Federico García Lorca. Con el apoyo de Ángel Acosta, en 1954, se le plasma una nueva oportunidad de manifestar sus inquietudes artísticas en uno de los primeros suplementos literarios del archipiélago, la Gaceta semanal de las artes, un cuadernillo de periodicidad semanal, que salía cada jueves dentro del vespertino tinerfeño La Tarde; se van uniendo a este suplemento Julio Tovar, Domingo Pérez Minik, Eduardo Westerdahl, Enrique Lite, y más tarde, Carlos Pinto Grote, Fernando García Ramos, Isaac de Vega y Rafael Arozarena. En septiembre de ese mismo año participa con el amigo y poeta José Domingo en el II Congreso Internacional de Poesía celebrado en Knokke, ciudad belga de la costa del Mar del Norte, con una ponencia sobre "Las fuentes de la poesía popular".
En 1959, en Madrid, publica La esperanza me mantiene. Siguen cronológicamente en 1968 Entre cuatro paredes y Vuelta a la isla; Hora punta del hombre en 1970; Las islas en que vivo, 1971; Elegías muertas de hambre, en 1975, Ojos que no ven, en 1977 y Hacia la libertad (1978), ilustrada con aguafuertes de Jesús Ortiz. Al final de los años stenta se le diagnostica un cáncer. Los últimos poemas los escribe en Suecia, convaleciente de su enfermedad. El 20 de marzo de 1981, a la edad de 75 años, fallece en Santa Cruz de Tenerife, sus Obras completas se editan en 1987 y en 1997 le fue concedida a título póstumo la Medalla de Oro por el Gobierno de Canarias. Sin embargo, no toda su obra está publicada y constantemente aparecen inéditos, como dos poemas desconocidos de Hombros de ausencia (1944), "Nochebuena del 40" y "Como el lobo del cuento".
El núcleo más importante de los escritos en prosa lo constituyen sin duda los que reflexionan sobre dos temas centrales en la órbita ideológica y estética del autor: de un lado, los referidos al arte nuevo y la deshumanización del arte; de otro, los que insisten en la necesidad de integrar en las nuevas formas los contenidos regionales, o lo que es lo mismo, el proyecto de una auténtica literatura regional.


 OBRA

Poesía

  • Líquenes (1930)
  • Transparencias fugadas (1934)
  • La rodilla en el agua (1935)
  • Los senos de tinta (1934)
  • Dársena con despertadores (1936)
  • Entre la guerra y tú (1936)
  • Romancero cautivo (1936)
  • La arena y la intimidad (1940)
  • Hombros de ausencia (1942)
  • Viaje al interior de tu voz (1944)
  • Día de alondras (1951)
  • La esperanza me mantiene (1959)
  • Vuelta a la isla (1968)
  • Entre cuatro paredes. (1968)
  • Hora punta del hombre (1969)
  • Las islas en que vivo (1971)
  • Elegías muertas de hambre (1975)
  • Ojos que no ven (1977)
  • Hacia La Libertad (1978). De esta obra existe un único manuscrito original con 10 poemas, escritos y firmados de puño y letra por Pedro Garcia Cabrera, acompañados por 10 aguafuertes de Jesús Ortiz. Colección privada de Tenerife.
  • Caluroso amanecer (1979)

Antologías

  • A la mar fui por naranjas (1979). Edirca.
  • Obras Completas (1987). Gobierno de Canarias.
  • Antología (1993). Centro de la Cultura Popular Canaria.
  • Poemas (2002). Ayuntamiento de Vallehermoso.
  • Obra completa de Pedro García Cabrera (diez volúmenes). Ediciones Idea. Próxima publicación.

Teatro

  • Proyecciones (1930), única obra teatral de García Cabrera.
Fuente: Wikipedia