DE ALMA A ALMA

lunes, 14 de enero de 2013

Los años de Celsa barja


Los años no sólo dibujan arrugas. Acorralan la carne, atentos al traspiés de los sueños, multiplican las nostalgias en su duermevela de cenizas y humo. Sus huellas son arañazos y cada arañazo un dintel, un arco franqueado hacia una estancia en la que todo falta, hasta la desidia de contemplarnos ajenos, como prófugos cíclicos en busca de la luz, aunque sea la sombra feble del pabilo encendido en frases sueltas. Con los años comprendes que la nada llama a la nada, que antes o después se castra la garganta ante un austero leccionario. Pero siempre hay un indulto a la angustia, una mueca que subraya el silencio, un fragmento de penumbra en la revertida inocencia... Marea de aire, con su reflujo de palabras, inextricable naipe ante el oráculo líquido de la soledad... Y, en el centro de la vida, la propia compañía, la gran desconocida a la que siempre evitamos, aunque la engañemos con una sonrisa. 

Celsa Barja © 2012

https://www.facebook.com/Celsa.Barja?ref=ts&fref=ts

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame