DREAMER

viernes, 21 de junio de 2013

DE CORAZONES Y AGUJEROS NEGROS...



Agujeros negros: ¿Se pueden realmente medir?
Tal como lo describe Ted Bunn en "Black Holes FAQ", no podemos hablar de una única medida de grandeza de los agujeros negros ni  en general de nada que exista; sino que debemos de tomar en cuenta el espacio que ocupa en el universo y la masa que posee.
 
***


Conozco el tamaño exacto de los agujeros negros.
 Sé que no existe vacío más grande
que el que ocurre entre uno y su incertidumbre.
Afirmo que no hay puerta más pesada,
que la que se cierra en tu pecho,
tras la brisa que sopla la espera,
ni espacio más oscuro,
ni hueco más intransitable.
Sin eco,
sin suelo ni techo.
Sin oxigeno. 
Nada es tan certero y lacerante
como el latigazo del miedo en la nuca.
Nada más hondo y escarpado 
que el acantilado que se vuelve la garganta seca de palabras.
No hay frio más doloroso que el de la espada
que acompaña a la expectativa
que se agarra a las entrañas.
Galopan en tropel los latidos de todos los tiempos,
pero nada se mueve...
Y de pronto,
cuando el mundo se coloca de nuevo en tu mirada,
 el ébano agujero deja de girar,
se vuelve accesible y congruente, 
cálido y humano.  
Vuelve el aire,
los rios retoman su cauce,
se ponen en marcha las agujas del reloj 
y el mecanismo palpitante de este corazón mío


 Teresa Delgado © 2013 
 
( 21 Junio 2013; Solsticio de verano)



Safe Creative #0911260084719


4 comentarios:

  1. Hermoso poema, Teresa. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Liliana por visitar mi espacio, me siento honrada con tu visita.

      Eliminar
  2. Ja ja ja ja, te cambie el nombre digo "Teresa"

    ResponderEliminar

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame