DREAMER

lunes, 30 de septiembre de 2013

CATA



          
Te miro
Eres del color de un atardecer mojado en sangre.
La eternidad te ha urdido
para darle a mi copa una lluvia de vida.
Eclosionan burbujas estrellas, que son siglos fugaces.
Copa copula, vino peregrino, la oscuridad contemplada en un vaso de amor.
Danza circular que asciende hasta un cielo repleto de infiernos.
Te huelo
Mi olfato es meretriz de tu aroma
que  invita al exilio.
En el aire serpentea la música del aulós.
Aquelarre, éxtasis, locura ritual,
líquida enigmática  opulencia.
La existencia  se redimensiona
y ocurre justo aquí, entre el borde cristal  y el grial de mis labios.
Te saboreo
Embaucas mi boca,
mi lengua es cautiva de ti, mi paladar tu morada,
tu oleaje golpea mis dientes sorteando  la precisa incisión de los versos.
Se desintegra la noche a base de besos,
Duelen las paradojas, laceran las rimas, escuecen los recovecos.
La eternidad la contienen tus labios.
El amor es la dulce poción que avinagra el amante.
Te trago
Rehúso escupirte, lanzarte bien lejos
Y  te  trago de un trago sin tregua ni aliento,
sacias mi sed con la sed de todos los tiempos.
Es profunda la herida que sangra más vino que sangra.
En la desgarradura  transcribes  este poema mojado.
Ahoga esta vacía verticalidad, esta estricta lucidez mía,
esta maldita cordura.   
Transustánciame. 
Muéreme porque me duelo.
Porque me dueles muero,
muero de un negro trago de noche.


 Teresa Delgado © 2013

 Poema seleccionado para formar parte de los "20 poemas a Baco" libro nacido del III Festival Atlántico de Poesía ( Las Palmas de Gran Canaria)


30 de septiembre de 2013 lectura de poemas a Baco

III Festival Atlántico de Poesía


























Safe Creative #0911260084719 Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame