DREAMER

jueves, 26 de septiembre de 2013

CONFIESO





Confieso que a veces  digo gotas de tiempo cuando es un océano lo que se me agolpa en las venas y tiene prisa. Digo versos, cuando quiero decir besos; de esos de los de lengua y saliva.  Suelo decir tinta cuando es sangre lo que quiero nombrar , sangre golpeando a borbotones en el pecho, a ritmo de un tambor lejano y antiguo. Golpe seco unas manos sobre la piel de los latidos. También digo pulso cuando quiero significar  la prisa arrolladora de  un tropel de caballos recorriendo los caminos de mis venas con la urgencia de mis ganas de ir hacia ti. Disipo pcon niebla y aliento este deseo irracional de catapultarme hasta tus brazos, de perderme entre tus dedos, serpentear tu pecho, navegar tus labios, esquivar tus dientes y balancearme en tu lengua sagaz mientras se enreda en la mía, muda de deseo.
Confieso que no es huracán sino la fuerza de un animal en celo, la que pone en vilo la piel de mis senos ávidos de tu boca. Digo tierra cuando quiero decir piel, piel que arde de deseo y digo ola cuando es pelvis ondulando alrededor de todo tú, deshaciéndose en arrullos y espumas.
Confieso, así mismo, que no es brisa sino mi respiro incapaz de decir una palabra que estropee ese instante que imagino, también es cierto que digo te amo cuando lo que quiero es decirte que quiero ser el fuera de tu dentro y estar dentro, tan dentro que no quede más remedio que escribir un poema.

 Teresa Delgado © 2013


 Safe Creative #0911260084719

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame