DREAMER

viernes, 1 de marzo de 2013

AL HIJO DE MIS SUEÑOS de EMILIA MARCANO QUIJADA







Aunque jamás te tuve en realidad
vives en mi memoria:
Aquella madrugada en que te vi,
pequeño y desvalido.

Tus ojitos cerrados
se abrieron a la vida,
y yo empecé a contarte
mis novelas y cuentos.

Conservo la frazada color miel,
tus escarpines blancos,
las noches que tu llanto acaparó,
tu risa en las mañanas.

Tus manos diminutas,
el mundo en una palma,
tu suavidad de nácar
y mis verdes ojeras.

Tu guante está en el fondo del cajón ,
tu cesto de juguetes,
la cara de limón que me mostrabas
a la hora del jarabe.

Tus duras excursiones
debajo de la cama,
tus gritos oportunos
solicitando auxilio.

Conservaré de ti mi bien amado,
tu pasión por la playa,
castillos en la arena que copiaste
de fotos y revistas.

Tu gusto por la escuela,
por las cosas sencillas,
dormir sobre mi pecho
al ritmo de la noche.

Por eso hijo querido
¿Qué importa si no existes?
Seguro he de tenerte
en mi siguiente vida.

EMILIA MARCANO QUIJADA, 2013-


Safe Creative #0911260084719

A SORBOS





Me remueves con tus ojos lentamente,
me deshago en mil aromas y texturas,
intensa como una noche  arremeto tu nariz,
me vuelvo tu placer y tu tortura.
Penetro cada poro de tu piel  que me respira
solo el humo queda fuera como una promesa de volver.
Redibujo mi presencia  ante tus labios
 sinuosa entro en ti  a ser la líquida esencia 
que se vuelve  algarabía en tus papilas
poseo   cada recoveco de tu paladar
navego el arrebato de tu lengua.
Me atrapas y me tragas,
me matas en lo profundo de tu sed,
cierras tu mirada pestaña a pestaña
Muero,
me vuelvo  tú y tu universo.
una exhalación de plenitud,
tu instante preferido e irrenunciable.

 Teresa Delgado © 2012


( Presentado al primer concurso de poesía erótica canaria 2013) 



 Safe Creative #0911260084719

jueves, 28 de febrero de 2013

ATRAPASUEÑOS





No quiero sueños atrapados, quiero sueños con alas de esos que saben a donde ir para volverse realidad.
Si acaso los atrapara sería tan solo por un instante para verlos de cerca, llenarme de su esencia, su luz, sentir su textura, envolverme en su fragancia, escuchar su voz, que me cuenten lo que ellos sueñan o quizá un cuento de los de dormir como una niña, pero siempre los suelto porque los sueños son más de volar y porque sé que si un día vuelven es que quizá son míos o que por causa de un hechizo o maravilloso sortilegio del destino, ellos me soñaron a mí.

Teresa Delgado © 2013



Hace mucho tiempo, cuando el mundo era joven, un viejo líder espiritual Lakota estaba meditando en una alta montaña cuando tuvo una visión. En esta visión, Iktomi, el gran maestro bromista de la sabiduría, apareció con la forma de una araña. Iktomi le habló en un lenguaje sagrado, que sólo los líderes espirituales de los Lakotas podían entender. Mientras le hablaba, la araña tomó un aro de sauce, el de mayor edad. También tenía plumas, pelo de caballo, cuentas y ofrendas, con lo que empezó a tejer una telaraña.

Él habló con el anciano acerca de los círculos de la vida, de cómo evolucionamos a través del tiempo, desde que nacemos hasta que envejecemos, hasta que el círculo se cierra. Entonces, Iktomi dijo mientras continuaba tejiendo su red:

-En cada tiempo de la vida hay muchas fuerzas, algunas buenas, otras malas. Si te encuentras con las buenas fuerzas, ellas te guiarán en la dirección correcta. Pero si tú escuchas a las fuerzas malas, ellas te lastimarán y te guiarán en la dirección equivocada.

Mientras la araña hablaba, continuaba entretejiendo su telaraña, empezando de afuera y trabajando hacia el centro. Cuando Iktomi terminó de hablar, le dio al anciano Lakota la red y le dijo:

-¿Ves? La telaraña es un círculo perfecto, pero en el centro hay un agujero. Usa la telaraña para ayudarte a ti mismo y a tu gente, para alcanzar tus metas y hacer buen uso de las ideas, sueños y visiones de los demás. Si tú crees en el Gran Espíritu, la telaraña atrapará tus buenas ideas y las malas se irán por el agujero.
El anciano Lakota, le pasó su visión a su gente, y los indios Sioux usaron el atrapasueños como la red de su vida. Éste se colgaba encima de la cama para escudriñar los sueños y visiones. Lo bueno de sus sueños era capturado en la telaraña de vida y enviado con ellos, lo malo de sus sueños escapaba a través de los agujeros en el centro de la red. Ellos creían que el atrapasueños sostenía el futuro de su destino.
Sabiduría Lakota


Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

miércoles, 27 de febrero de 2013

Nostalgia



Apenas salgo de una estancia donde culmina la noche
cuando todas mis palabras se desnudan de mí
y traen nombres y sombras que se abren con sus alas.
Tengo islas donde habitarte y demorar ese instante de la ausencia,
la calma de un océano que escoge las calles
y que al cerrar los párpados me inunda, me ahoga, me deshace.
Sé de su boca sedienta y del armado vuelo de los pájaros.
En mis manos casi noto la frágil esencia de su cuerpo
y esa gota de sangre enlazada a las sílabas
ante la que me admiro al saber que es mía,
cuando al amanecer gira el viento a favor del sur
y la lluvia, sin otro propósito, desnuda todas las palabras.


(Fernando Sarría)

Safe Creative #0911260084719

"Alma de Cantaora" de Amparo Sánchez




"Soy la mujer que sola nací
soy la mujer que sola caí
soy la mujer que espera
soy la mujer que examina
soy la mujer que mira hacia dentro
soy la mujer que busca debajo del agua
soy la nadadora sagrada
porque puedo nadar en lo grandioso.

Soy la mujer luna
soy la mujer que vuela
soy la mujer aerolito
soy la mujer constelación huarache
soy la mujer constelación bastón
soy la mujer estrella, Dios
porque vengo recorriendo los lugares desde su origen

Soy la mujer de la brisa
soy la mujer rocío fresco
soy la mujer del alba
soy la mujer crepúsculo.

Soy la mujer que brota
soy la mujer arrancada
soy la mujer que llora
soy la mujer que chifla
soy la mujer que hace sonar
soy la mujer tamborista
soy la mujer trompetista
soy la mujer violinista
soy la mujer que alegra
porque soy la payasa sagrada.

Soy la mujer piedra de sal
soy la mujer luz del día
soy la mujer que hace girar
soy la mujer del cielo
soy la mujer del Bien
soy la mujer pura
soy la mujer espíritu

porque puedo entrar y puedo salir en el reino de la muerte.

Soy la mujer que chupa
soy la mujer que limpia
soy la mujer que cura
soy la mujer hierbera
soy la mujer sabia en lenguaje
porque soy la mujer sabia en medicina"

(María Sabina)

Safe Creative #0911260084719