DREAMER

miércoles, 5 de junio de 2013

MADRIGAL de Federico García Lorca





  Yo te miré a los ojos
  cuando era niño y bueno.
  Tus manos me rozaron
  Y me diste un beso.
(Los relojes llevan la misma cadencia,
Y las noches tienen las mismas estrellas.)
      Y se abrió mi corazón
  Como una flor bajo el cielo,
  Los pétalos de lujuria
  Y los estambres de sueño.
(Los relojes llevan la misma cadencia,
Y las noches tienen las mismas estrellas.)
      En mi cuarto sollozaba
  Como el príncipe del cuento
  Por Estrellita de oro
  Que se fue de los torneos.
(Los relojes llevan la misma cadencia,
Y las noches tienen las mismas estrellas.)
      Yo me alejé de tu lado
  Queriéndote sin saberlo.
  No sé cómo son tus ojos,
  Tus manos ni tus cabellos.
  Sólo me queda en la frente
  La mariposa del beso.
(Los relojes llevan la misma cadencia,
Y las noches tienen las mismas estrellas.)

Federico García Lorca







ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DE FEDERICO GARCÍA LORCA
Federico García Lorca nació hace hoy 115 años. Considerado uno de los más grandes poetas que España ha tenido en el siglo XX, consiguió representar como nadie la tragedia y la grandeza del ser humano. Abiertamente homosexual, Federico García Lorca, el «poeta mártir», ha pasado a la historia como un aclamado símbolo de resistencia después de morir fusilado durante la Guerra Civil española.
Poesía
La obra poética de Lorca constituye una de las cimas de la poesía de la Generación del 27 y de toda la literatura española. La poesía lorquiana es el reflejo de un sentimiento trágico de la vida, y está vinculada a distintos autores, tradiciones y corrientes literarias. En esta poesía conviven la tradición popular y la culta. Aunque es difícil establecer épocas en la poética de Lorca, algunos críticos diferencian dos etapas: una de juventud y otra de plenitud.
Obra
Poesía

Obras teatrales


Prosa

Safe Creative #0911260084719


domingo, 2 de junio de 2013

Fisiología de una erección





  
Que el cerebro vea, escuche, saboree, huela, sienta o lea
y se deshaga en testosterona sobre el cuerpo que se erecta,
eso es deseo.
Que el deseo nos revuelque de ganas de amar a otro cuerpo
y nos convulsione hasta caer exhaustos y flácidos,
eso es vida.
Que la vida, detrás de cualquier epíteto,
se ordeñe a sí misma para no estallar de un palpitante, pleno y perfecto vacío,
eso es muerte.
Que la muerte, ese húmedo silencio, ese agujero secreto absoluto
sea la única opción para no estar tan vivo,
eso es amor.
Que el amor sea la excusa exquisita 
para que un cadáver cargado de testosterona y versos 
derrame su semen en las páginas del mundo,
eso es poesía.

 Teresa Delgado © 2013



Safe Creative #0911260084719