DE ALMA A ALMA

sábado, 21 de septiembre de 2013

Poemas de Cesarina Bento



Cesarina Bento, la poetisa de Agulo

La literatura romántica canaria no dio nombres especialmente significativos, y menos aún los dio en las islas menores. El caso de la poetisa de Agulo Cesarina Bento es, por tanto, un caso ciertamente paradigmático, aunque debemos matizar algunas cuestiones tal y como veremos después.
Nació en 1844, un 29 de enero, siendo hija de José Ramón Bento y Peraza de Ayala, y de Josefa Montesino Carrillo. Por tanto, ya los apellidos delatan la posición acomodada de la familia, siendo una de las principales terratenientes insulares de la isla y, esa condición social y económica, pudo favorecer la entrega literaria de la poetisa desde su juventud.
Con apenas diez años, esto es en 1854, su padre adquiere una finca en la isla de Cuba donde se traslada con su mujer e hijos y donde residirá durante nueve años. La estancia en Cuba no pudo ser más fructífera. La considerará como su segunda patria y la idílica vida –si entendemos como el Parnaso la soledad de la vida alejada de trabajo y emociones- pudo terminar por decantar la balanza de la jovencísima Cesarina por las letras. Pero, ¿qué tipo de composiciones poéticas realizaba? Eran meras anotaciones en un cuaderno donde la estela de los maestros románticos –en especial Espronceda y Gertrudis Gómez de Avellaneda- se ven claramente reflejadas. Lamentablemente, es demasiado poco lo que hemos conservado de su obra hasta nuestros días como para emitir un juicio de valor oportuno, partiendo de la base de que su poesía no es innovadora en el sentido de la métrica o del verso, sino una mera absorción de los efluvios de la poesía romántica que leía en la Cuba de su adolescencia.
La cuestión principal de su lírica comienza a manifestarse a partir de 1862, año en el que su padre decide regresar a su Gomera natal y, aunque enferma y el viaje se retrasa unos meses, la idílica vida del hacendado cubano en donde Cesarina conoció el arte y la poesía y, por qué no pensarlo, quizá el primer amor, pronto se tornó en un estado de melancolía y tristeza por el regreso.  Aunque Agulo era su lugar de nacimiento, Cuba lo era de su adolescencia. Este dualismo se vio reflejado en su poesía, en un cuaderno que titula Libro de Escanari Toben y Nontisemo, un acrónimo silábico de su nombre. Aquí anotará versos sueltos, poemas completos, fragmentos en prosa, y todo ello encuadernado con esmero en terciopelo estampado en pan de oro.
Cuando miro la noche estrellada
Y la luna esplendente en el cielo
Pienso en Dios, y un dulce consuelo
Mi alma triste comienza a invadir.
Y si miro ese campo espacioso,
Adornado de ceibas y palmas
Me parece un asilo de almas
Destinadas por Dios a vivir.
La tristeza del regreso creemos que queda claramente reflejada en este breve poema. Efectivamente, las ceibas y las palmas, el recuerdo de la Cuba feliz, de la hacienda, de los campos, del calor y el verdor destinados para vivir, esto es, el verdadero paraíso en la tierra para nuestra poetisa. ¿Cómo afrontar el regreso a La Gomera?
A su regreso a la isla, al balcón gomero que es Agulo, deja aparcada su poesía para casarse con un primo suyo, Fernando Bento, cuando tenía 26 años ella y 19 apenas aquel. La vida plácida de Cuba se transforma en una vida acomodada en la hacienda de los Bento en Agulo y allí formará una familia, engendrando cuatro hijos y abandonando, paulatinamente, la poesía que le había servido de salvoconducto en su etapa caribeña. Y, como bien reflejó en uno de sus últimos versos, se puede ser feliz en La Gomera.
Que allá en el fondo de mi mente ardía
Y era mi patria regresar un día
Y allí, bajo su cielo transparente
A la sombra del haya y los viñátigos
Alejados del mundo inconsecuente
Do sólo se hallan seres apáticos,
Vivir unidos por amor ardiente
Y sin oír discursos enigmáticos,
Que aun dura allí semilla primera,
Se puede ser feliz en La Gomera.
Aquí la ceiba y la palma se transforman en hayas y viñátigos. El regreso a la patria, de Cuba a La Gomera de cielos transparentes unidos por un amor ardiente (¿se refiere a su marido Fernando o a un amor dejado en Cuba?). Y es que, por qué no pensarlo, ella podía ser feliz en La Gomera, como de hecho parece que lo fue.
Muere finalmente en su Agulo natal en 1910 a los 66 años. Se apagó una voz personal y romántica casi desconocida, una mujer poetisa decimonónica, pero primera voz importante en la isla de La Gomera. Cesarina Bento Montesino, la poetisa de Agulo.
P. JEREZ


Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

viernes, 20 de septiembre de 2013

DOÑA PERFECTA O LAS MUJERES TRISTES





Ella murió, como  muchas tantas mujeres: de vida y en vida.  Dejó de existir cuando se le acabó súbitamente la sonrisa. Estaba aún consciente cuando se le hicieron trizas las venas vacías ya de sangre, cuando se le secaron los ojos vacíos ya de llanto, cuando se le desgarraron las alas  inútiles ya de tanta espera, cuando se le rompieron los brazos ajados ya de nada, cuando el latido se le mudó a habitar otros mundos.
A pesar de todo se echó a gestarse nuevamente,  más no superó el parto de sí misma y esta vez  fue yéndose despacito como el agua por un grifo que gotea pero, como siempre, sin molestar, sin ruido, sin apenas presencia.
Una vez desnuda de piel, se echó a vagar sin rumbo, adentrándose en el bosque de la pena.  Sin suministro, ni abrigo, ni palabras se volvió pena y la pena, todos lo saben,  come mujeres tristes; se las traga y las guarda en lo más profundo de la noche negra de sus entrañas.
Si la mujer no abre sus ojos, o nadie se acerca a echarle una cuerda de luz,  allí queda atrapada para siempre.
Cuentan que él  le trenzó palabra a  palabra un hilo de plata para traerla nuevamente al mundo de los vivos, pero que fue  demasiado tarde porque ella ya no escuchaba, ya no veía, ni sentía. Ni una sola célula de lo que un día fue, le permitió creer en aquel amor.
Hambrienta, sedienta y vacía, vagó hasta que un día su única ocupación fue tragar.
Tragaba, tragaba y tragaba  mujeres tristes.


Teresa Delgado © 2013

 Safe Creative #0911260084719

jueves, 19 de septiembre de 2013

LOS DEBERES DE HOY de Mª Rosa Serdio







Al revés de como han sido sucediendo, los deberes de hoy se refieren a caminar entre las horas con la levedad de una pluma blanca.
A primera hora, cumplir con los cabellos encanecidos, preparar el hilo donde colgar la colada y los sueños, regar la planta de la que brotan los pendientes de la reina, ahuecar el cojín en que reposará la novela de la tarde. Y luego, saludar despacio y con palabra, con sentimiento y latido a quien se asombra de verte a deshoras, estrenar un regalo como se estrena la palabra nueva cada vez que se la siente.
Por la tarde...hablar de lo pasado, lo presente y lo futuro dedicando más espacio a lo próximo que a lo anterior, dar cabida a la libélula que circula por los cielos de septiembre, recoger en botella azul las palabras del atardecer, escuchar con paciencia la llegada al patio de las dos últimas golondrinas y creer que, entre toda la batalla de los que la libran, hay un momento en el que recuerden la vida verdadera.
Es un miércoles pero...¡podría ser mañana o cualquier día!
 
 Mª Rosa Serdio
 
 

Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

miércoles, 18 de septiembre de 2013

AGUA




Soy,
como todas las lluvias contenidas,
a la espera de la más mínima fisura
en la piel de la tierra
para desbordarse,
para poder ser.
Así soy.
Así siento que estallo.
Con esa misma fuerza infinita,
cuando te acercas y yo…
me vuelvo agua.

Teresa Delgado © 2012


 Safe Creative #0911260084719

lunes, 16 de septiembre de 2013

NÉCTAR




Como la fruta prohibida se volvió culpa, silencio y mordida.
Como el primer trozo dulce  rasgó la inocencia del paladar y la garganta
y como les devolvió la vida a los sentidos,
 puso en marcha el latido y pálpito en el vientre
abriendo las puertas a la urgencia del deseo
salpicando gotas de saliva o galaxias,
deshaciéndose en delicioso néctar,
manjar lírico,
poema.


 Teresa Delgado © 2013 

Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.