DREAMER

sábado, 4 de enero de 2014

De mis paisajes







El Drago y la Palmera son mis árboles preferidos.
Nunca me canso de mirarlos.
El Drago me parece un viejo sabio, 
portador de todos los secretos del mundo.
La Palmera se me antoja que estalla en amor, 
es como una estrella enraizada en el corazón de la tierra.

Teresa Delgado © 2013

Drago Milenario, Icod de los Vinos.Tenerife



EL DRAGO, Dracaena Draco, es una especie botánica endémica de la Macaronesia, encontrándose en los archipiélagos de Madeira, Canarias y Cabo Verde. En estado salvaje, en Canarias, se encuentra en la zona de Anaga(Tenerife), en Garafía - Barlovento (La Palma) y en algunos barrancos del suroeste de Gran Canaria. Con alguna característica distinta, se encuentra en la región del Umarhuz en el Anti-Atlas marroquí, donde se denomina "ajgal", así como en el archipielago de Socotra, al sur del Yemen, en el Indico, donde le dicen "cinnabari".

 Los guanches, antiguos aborígenes de las Islas Canarias , adoraban al drago como tótem protector, y le atribuían propiedades esotéricas y curativas, sirviéndose de su savia roja para preparar pócimas, cicatrizantes y fortalecedoras de encías. También la usaban como tinte y sellador de vasijas de barro; como "sangre de drago" se comercializó, en pasta seca o molida, en el siglo XVII.



En 1504, el Bosco lo pintó como el árbol que soporta el fruto prohibido en el Paraíso (lateral izquierdo del tríptico) del Jardín de las Delicias.

Fotografía de saul santos-  http://blog.santossaul.com/
 LAS PALMERAS son autenticas joyas, por su belleza y exotismo.
Gracias a estas interesantes plantas, podemos crear espacios exóticos en zonas de clima templado, aunque la gran mayoría son tropicales o subtropicales actualmente se estima que hay entre 2300 y 2500 especies dentro de unos 189 géneros, pero esto va cambiando a medida que se van descubriendo nuevas especies, o a través de la investigación de algunos científicos que demuestran mediante el ADN que algunas especies que estaban incluidas en otros géneros, no pertenecían a estos.
 La Palmera Canaria: Phoenix canariensis es una palmera de gran tamaño, solitaria (sin retoños) y dioica (con sexos separados sobre plantas distintas). Su tronco es muy grueso y puede superar los 30 metros de altura. Las cicatrices foliares lo decoran típicamente con dibujos en forma de rombo y en su parte superior es arropado por las bases de los hojas y por las fibras, que persisten durante años e incluso décadas antes de caer. Es la palmera con la mayor cantidad de hojas en su copa, pudiendo contar con más de 50, y cada una de ellas con unos 400 segmentos alineados en dos planos, que en la mayoría de los ejemplares se tuercen lateralmente 90 grados. Los segmentos foliares más próximos al tronco se han modificado y reforzado hasta convertirse en hojas-espinas (acantófilos) muy robustas, que forman un enredo de navajas que envuelve y protege el cogollo. Todas las especies del género Phoenix poseen acantófilos, pero los de la palmera canaria son los más desarrollados. Su armadura es de las más agresivas en la familia de las palmeras y también en la flora de Canarias.


Foto: Carlo Morici

Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame