DE ALMA A ALMA

viernes, 9 de mayo de 2014

YO TAMBIÉN SOY MALTRATADO de ANTONIO ARROYO SILVA



 

Y quienes leen lo que escribo
sienten, en el dolor leído,
no los dos que el poeta vive,
sino aquel que no han tenido.

"Autopsicografía", Fernando Pessoa.



No eres nada (dices cuando me miras
con tu pupila gris y te preguntas qué
es poesía). No
eres nadie porque te
duele la humanidad, te duele el verso
allí en los bulevares, en la médula,
en el orzuelo de los niños abominables, en cada
deseo de llegar al paraíso
subiendo por el sebo de los desheredados
sin dejar por lo menos
la mancha, el matasellos, la rúbrica.
Por eso no eres nadie,
ese polvo, esa carne de cañón cuarteada,
ese pañuelo blanco de aplicación reciente,
ahí en las papeleras
después de un estornudo.

Esclavo de la pena. Te derrite la pena
y de pena has llenado los mares, y los ríos
han subido a los deltas de tus ojos. Por eso
no eres nadie, siquiera ya el naciente
por donde el agua vuelve a la lágrima y
goteas lagos secos en medio de los páramos.

Y yo que no sé buscarle los tres pies al gato
ni como gato panza arriba sé vivir
ni tengo siete vidas ni siete muertes
ni un instante siquiera para el odio ni nada
parecido a un obús (ya no uso
bolígrafo ni balas de tinta negra).
Las palabras me vienen
calladitas, recién nacidas y esperan el crujir
de la lluvia, la aleta del pez bajo el océano,
el sonido de un beso. Esperan las palabras,
se vuelven amarillas como el otoño
donde ya nada soy en este reino.

Y así te vieron
desnudo en el abismo, y se calzaron
el jirón de tu piel que quedaba en la zarza.
"¿Y qué es poesía? Poesía eres tú":
los zapatos que llevo de ti de cocodrilo,
tu pupila clavada una vez que tuve un clavo
"cravado no meu coração".


Antonio Arroyo Silva

Poemas de amor y desmemoria.


Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame