DE ALMA A ALMA

sábado, 8 de marzo de 2014

DE REPENTE EL BLANCO






De repente el blanco,
tan blanco,
tan de repente,
tan todo,
tan por llenar,
tan por mostrar lo vacío,
tan oportunidad,
tan miedo.
De repente el blanco,
sediento de palabras,
sediento de color,
sediento.
Muerto de hambre también,
tan vivo,
tan muerto
De repente el blanco,
que  es rojo,
color sangre o tinta
que araña el papel
que escribe,
que duele.
De repente el blanco
que es azul
porque está mojado de lluvia,
de niebla que llora
cuajada de recuerdos.
De repente el blanco
que es negro
porque es tus ojos
y es noche
De repente el blanco,
que ya no es blanco
porque está manchado
de poema.


 Teresa Delgado © 2014


Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame