DREAMER

lunes, 9 de junio de 2014

La Mujer Barbuda. Miguel Angel Bueno.




Una manera de llegar al corazón de la mujer barbuda
—y no por ello menos valerosa— es huir
al otro lado: huida del audaz al pálpito de lo incierto
donde ya nadie mira la rareza del amor
entre el héroe y la mujer barbuda entre la barba lívida
de Venus y la imberbe velocidad del circo
sus banderas de luz que abren la carpa como el sexo
de una diosa menor para que entren y vean
y lloren pero guarden los arcos de saetas
encendidas allí de donde vienen y retozan con lindas
e inmaculadas flores
una manera manifiesta y fría de hallar el hilo conductor
por donde perderse en las quebradas sierras
del deseo y exponer a la curia de canes sarnosos
las cuitas del amor es el odio mismo a los que pisan
la yerba del sendero porque
no hay mujer más barbuda que la noche en el puñal
ni puñal más nocturno que la plata en la branquia
de un pez enamorado

©Antonio Arroyo Silva


Safe Creative #0911260084719




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame