DE ALMA A ALMA

jueves, 6 de marzo de 2014

Leopoldo Maria Panero ¿THE END?





In memoriam
5 de Marzo de 2014
 Leopoldo María Panero Blanc (Madrid, 16 de junio de 1948 - Las Palmas de Gran Canaria, 5 de marzo de 2014) fue un poeta español, encuadrado en la poesía española contemporánea dentro del grupo de los novísimos.


     XXXII

    (De Reflexión, 2010)

    Adiós a la Poesía
    Y larga vida al cerdo que se lame
    Larga vida al caníbal que nos espera
    Al fin de la página
    Al gusano iracundo que repta sobre la página
    Acariciando con los pies la flor del espanto
    La ceniza de los ruiseñores
    Oh Diana Cazadora
    Que me esperas al fin de la página
    Azuzando tus perros contra el viento
    Y mordiendo mis ingles con cerveza
    Hecha para llorar tan solo
    Al borde de la página
    «Oh playas sicilianas de tranquila marea
    Que ante la envidia del sol mi vanidad saquean»
    Y la palabra asesina a la cosa
    Comida por el cielo de la tarde
    Comida por el cielo del espanto.

Leopoldo María Panero


ABERRACIÓN DEL POEMA
(De Esphera, 2008)
El poema es como una perversión
Como una espada que se esgrime contra el hombre
Como una extraña nada
Que dibuja en el aire el filo de una espada
Y que canta la nada
Que canta contra el hombre
Con la espada del diente
Al ser mezclada
Devolviendo la vida a la mirada.
Leopoldo María Panero


KAFKA
(De Esquizofrénicas o La balada de la lámpara azul, 2004)
Cuando amanece y ya no hay nadie
y está solo el cruel despertar
y los ojos se abren una vez más
para contemplar el fin del poema,
la tumba
en que nada hay escrito
sino un secreto
entre el hombre y el hombre
y el cuerpo
como un tambor en las sombras
como la flor de la ruina
donde los cuerpos hablan
y el agrimensor mide la ruina.
Leopoldo María Panero



Safe Creative #0911260084719 Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame