DE ALMA A ALMA

miércoles, 25 de junio de 2014

BUEN CAMINO, NIÑA DE CABELLOS BLANCOS...





 "Y no lloraba, pero me daba cuenta de que mi voz estaba húmeda, como empapada de las lágrimas que últimamente se resistían a brotar de mis ojos, que tal vez caían hacia adentro, sobre el montoncito de piedras que iba tapando, más y más cada día, el corazón”
Fragmento Paraíso Inhabitado - Ana María Matute


BUEN CAMINO, NIÑA DE CABELLOS BLANCOS...
Ana María Matute Ausejo (Barcelona, España, 26 de julio de 1925 – ibídem; 25 de junio de 2014) 88 años...

La traviesa niña Ana María Matute se portaba mal exprofeso para que su madre, en vez de llamarla por el apelativo familiar de Totitos, gritara su nombre real a más no poder y la encerrara en el cuarto oscuro de la casa. Allí, en la falta de luz más absoluta, aguzaba su imaginación, en la que aparecían sobre todo duendes y reyes y niños encantados amigos de hadas con los que forjaría una de las imaginaciones más potentes de la literatura española de postguerra.


Teresa Delgado © 2014 Safe Creative #0911260084719 Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame