DREAMER

lunes, 18 de agosto de 2014

MUERTE SÚBITA



Ladrillo a ladrillo construimos un muro
para separarnos a nosotros de nosotros.
Avanzamos con el muro a cuestas
como para creernos seguros.
Piedra,
duro como la piedra se ha vuelto este corazón.
Sordo,
Sordo como un muro de piedra fría.
Como la loza de una lapida.
El tiempo pasa veloz como un lobo hambriento. 
La noche está desnuda y en celo.
la luna se volvió de espaldas.
El silencio es vilmente asesinado
por ahogados gritos
que suenan lejanos,
profundos como desde una sepultura.
Duelen,
nos estremecen aún sin saber
que son nuestros propios aullidos.


 Teresa Delgado © 2014

Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame