DE ALMA A ALMA

sábado, 26 de abril de 2014

DEDICADO A UNA MUJER MÁS AZUL QUE EL CIELO







Porque a mí me está doliendo sé que esto es como ese instante entre página y página, ese de cuando bajas un escalón que no estaba y te quedas súbitamente colgado en el espacio. Como ese momento en que el estómago se vuelve una galaxia y la galaxia un punto y seguido. Ese sentimiento que te invade, que no se sabe que es pero que resuma incertidumbre, que duele y uno no sabe exactamente donde porque quizá no haya un lugar, ni dentro ni fuera, que no duela. Porque a mí me está doliendo sé que esto se agolpa en la garganta y  que es difícil calcular de cuantos siglos está hecho y hasta nos volvemos incapaces de entender qué sentido tiene. Porque a mí me está doliendo sé que esto a uno le hace sentir que solo es posible rendirse o no rendirse porque es un recoveco inevitable del paisaje  y que hay rutas que uno tiene que andar al abrigo de los otros.
Solo cabe recordar que, al final de los caminos, hasta donde yo sé, siempre hay una luz y que dirigirse a ella es la único que se puede hacer para que el cuento continúe y se desarrolle de la manera adecuada. No creo en finales felices pero si en los precisos porque los cuentos se nutren de esa clase de sabiduría que mana de las alturas akasicas que no de la cabeza afortunadamente. Sé que todos los ríos vuelven a su cauce, todos los caminos llevan a Roma, que todos los gatos no son todos pardos, ni todos los males llegan a durar cien años. Ojalá encuentre un cuento, el cuento preciso, el ungüento, la caricia, el lugar,  la palabra o  el silencio que aligere el viaje, acorte la noche, alivie el vacío, sane la herida, te devuelva la confianza y repare la herida. Ojalá nos devuelvas, tan pronto como sea posible y tu alma precise, el maravilloso paisaje de tu sonrisa y la belleza sutil e indiscutible de tus alas.

 Teresa Delgado © 2014

P.D. Esto que escribo hoy, lo escribo en el aire para que te llegue en cualquier respiro.

Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

viernes, 25 de abril de 2014

A la muerte del bebé






A la muerte del bebé
Una pequeña alma verdadera vuela desde la tierra
Toma alas con el cielo otra vez como objetivo
Incluso mientras siente com fresco desde el nacimiento
Una pequeña alma.
Nuestro anillo de pensamientos tristes como campanas que doblan,
No conocen más allá que el círculo de este mundo ciego
¿Qué cosas están escritas en el recorrido celestial completo?.

Nuestra fecundidad está ahí, pero esca,
Y todas las cosas, celebran el control del tiempo
Parecen allí, por ventura, los sueños, no vale la pena
Una pequeña alma.

Los piececillos que nunca pisaron
Tierra, nunca desviados en el campo o en la calle,
¿Qué mano se elevan hacia Dios?
Los piececillos?

Una rosa en el junio mas caluroso,
Cuando la vida hace que el césped crezca
No era tan suave y cálida y dulce.

Su período de peregrinación
Pocas lunas ha visto completas
Desde las manos entrelazadas de la madre primero y calzados
Los pies pequeños.

Las pequeñas manos que nunca buscaron
premios de la Tierra, caricias de todas las arenas,
¿Qué regalo tiene la muerte, siervo de Dios?
Las manitas?

Nos preguntamos: pero el amor de uno mismo está en silencio,
Amor, que da alas a los ojos y al pensamiento
Para buscar donde el cielo oscuro de la muerte se expande.

Antes que esto, por ventura, si el amor aun no conoce
tierras mas hermosas llenas de flores,
Cuando las manos de los ángeles rectores cogen
Las pequeñas manos.

Los pequeños ojos, que nunca conocieron
La luz de la aurora en los dibujados cielos,
¿Qué nueva vida ahora se enciende de nuevo
Los ojos pequeños?

Que sabemos pero en su suelo puede crecer
Tal como la luz que nunca alcanza al cielo
Para aligerar la tierra del paraíso?

Ninguna tormenta, lo sabemos, puede cambiar el azul
Suave cielo que describes acaso la muerte
Nada de lágrimas, como estas en nuestro rocio
Los pequeños ojos....


 SWINBURNE Algernon Charles (5 de abril de 183710 de abril de 1909)
(A SATYA)
21/03/2014


Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

jueves, 24 de abril de 2014

DESHILACHARSE




 "El amor se teje respuesta a respuesta y se va deshilachando a base de preguntas"

 Teresa Delgado © 2014

Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

miércoles, 23 de abril de 2014

"Ci sono persone..." di Giovanna Mulas







Safe Creative #0911260084719 Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

martes, 22 de abril de 2014

Pájaros en la cabeza




 ¡Tienes la cabeza llena de pájaros!
Esa fue, con diferencia, la frase que más escuché de pequeña. Yo la sentía co n el mismo sabor agridulce con que me la disparaban. Quién me iba a decir a mi, que esa llegaría a ser mi sentencia, mi bendición, mi salvavidas...
Hoy ,cuando escucho esa frase, desde lo más hondo retumba mi propia voz diciendo:

- ¡GRACIAS!

 Teresa Delgado © 2014



Birds for the mind - Wim Mertens


Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

lunes, 21 de abril de 2014

Frases de Gabo

Cortázar y García Marquez, dos monstruos jugando a los monstruos. Fotografía de Sara Facio.


Gabo -como se le conoció a García Márquez- es el escritor más popular y más leído en nuestros días, por  50 frases de depositadas en algunas obras de Gabriel García Márquez. 

1. El amor es eterno mientras dura. (Sólo vine a hablar por teléfono).
2. Poco a poco fue idealizándola, atribuyéndole virtudes improbables, sentimiento imaginarios, y al cabo de dos semanas ya no pensaba más en ella. Así que decidió mandarle una esquela simple escrita por ambos lados con su letra de escribano. (El amor en los tiempos del cólera).
3. Se hundió en una amable geografía, en un mundo fácil, ideal; un mundo como diseñado por un niño, sin ecuaciones algebraicas, sin despedidas amorosas y sin fuerzas de gravedad. (La otra costilla del hombre).
4. El primer síntoma de la vejez es que uno empieza a parecerse a su padre. (Memoria de mis putas tristes).
5. Locamente enamorados al cabo de tantos años de complicidad estéril, gozaban con el milagro de quererse tanto en la mesa como en la cama, y llegaron a ser tan felices, que todavía cuando eran dos ancianos agotados seguían retozando como conejitos peleándose como perros. (Cien años de soledad).
6. El cuerpo humano no está hecho para los años que uno podría vivir. (Del amor y otros demonios).
7. Volverán –dijo-. La vergüenza tiene mala memoria. (La mala hora).
8. Todos los sueños con pájaros son de buena salud. (Crónica de una muerte anunciada).
9. La palabra mestizaje significa mezclar las lágrimas con la sangre que corre. ¿Qué se puede esperar de semejante brebaje? (Buen viaje, señor presidente).
10. En alguna ciudad del mundo, en todas las paredes, tienen que estar escritas esas palabras: ‘Ojos de perro azul´ -dije-. Si mañana las recordara iría a buscarte. (Ojos de perro azul).
11. Las cosas tienen vida propia, todo es cuestión de despertarle el ánima. (Cien años de soledad).
12. … recordó un viejo adagio español: “que no nos dé Dios lo que somos capaces de soportar”. (Noticia de un secuestro).
13. Recuerda siempre que lo más importante de un matrimonio no es la felicidad sino la estabilidad. (El amor en los tiempos del cólera).
14. Un buen escritor puede ganar buen dinero. Sobre todo si trabaja con el gobierno. (Vivir para contarla).
15. …si yo hubiera sabido que mi hijo iba a ser presidente de la república lo hubiera mandado a la escuela… (El otoño del patriarca).
16. Me alquilo para soñar. En realidad, era su único oficio. (Me alquilo para soñar).
17 ¿Por qué tendría que estar en el limbo? ¿Acaso había muerto? No. Simplemente fue un cambio de estado, un tránsito normal de un mundo físico a un mundo más fácil, descomplicado, en el que habían sido eliminadas todas las dimensiones. (Eva está dentro de su gato).
18. Preescribir es adquirir una propiedad por el transcurso del tiempo. (Vivir para contarla).
19. El cambio de personalidad es una lucha cotidiana en la que uno se rebela contra su propia determinación de cambiar, y quiero seguir siendo uno mismo. (La aventura de Miguel Littin clandestino en Chile).
20. Es inútil que siga rezando. Hasta Dios se va de vacaciones en agosto. (Diecisiete ingleses envenenados).
21. No hay anuncios de cometas ni eclipses, que yo sepa, ni tenemos culpas tan grandes como para que Dios se ocupe de nosotros. (Del amor y otros demonios).
22. Dice que se está muriendo por mí, como si yo fuera un cólico miserere. (Cien años de soledad).
23. Pues habían vivido juntos lo bastante para darse cuenta de que el amor era el amor en cualquier tiempo y en cualquier parte, pero tanto más denso cuanto más cerca de la muerte. (El amor en los tiempos del cólera).
24. Lo que pasa es que en este país no hay una sola fortuna que no tenga a la espalda un burro muerto. (La mala hora).
25. Siempre he dicho que uno envejece más rápido en los retratos que en la vida real. (Buen viaje, señor presidente).
26. No estoy enfermo –dijo el coronel-. Lo que pasa es que en octubre siento como si tuviera animales en las tripas. (El coronel no tiene quien le escriba).
27. Si no le temes a Dios, témele a la sífilis. (Vivir para contarla).
28. … aprendieron que las obsesiones dominantes prevalecen contra la muerte, y volvieron a ser felices con la certidumbre de que ellos seguirían amándose con sus naturalezas de aparecidos, mucho después de que otras especies de animales futuros les arrebataran a los insectos el paraíso de miseria que los insectos estaban acabando de arrebatarles a los hombres. (Cien años de soledad).
29. Sólo la poesía es clarividente. (Me alquilo para soñar).
30. Mi hijo nunca salía por la puerta de atrás cuando estaba bien vestido. (Crónica de una muerte anunciada).
31. Sin darse cuenta, a través del cuerpo incorrupto de su hija, llevaba ya veintidós años luchando en vida por la causa legítima de su propia canonización. (La Santa).
32. Nunca seré viejo –le dije entonces-. Ella lo interpretó como un propósito heroico de luchar sin cuartel contra los estragos del tiempo, pero él fue más explícito: tenía la determinación irrevocable de quitarse la vida a los sesenta años. (El amor en los tiempos del cólera).
33. Esa mujer es tu perdición…Te tiene tan embobado, que un día de estos te veré retorciéndote de cólicos, con un sapo metido en la barriga. (Cien años de soledad).
34. Es un triunfo en la vida que la memoria de los viejos se pierda para las cosas que no son esenciales. (Memoria de mis putas tristes).
35. No esperaba nada –mintió. Volvió hacia el médico una mirada enteramente infantil-. Yo no tengo quien me escriba. (El coronel no tiene quien le escriba).
36. Si tienes ganas de cantar, canta –dijo el coronel-. Esto es bueno para la bilis. (El coronel no tiene quien le escriba).
37. Se necesita tener esa capacidad de buey que tú tienes para esperar una carta durante quince años. . (El coronel no tiene quien le escriba).
38. Soy libre y me vendo yo misma. (Del amor y otros demonios).
39. Era bella, elástica, con una piel tierna del color del pan y los ojos de almendras verdes, y tenía el cabello liso y negro y largo hasta la espalda y un aura de antigüedad que lo mismo podía ser de Indonesia que de los Andes. (El avión de la bella durmiente).
40. …hicieron un amor tranquilo y sano, de abuelos percudidos, que iba a fijarse en su memoria como el mejor recuerdo de ese viaje lunático…Era como si se hubieran saltado el arduo calvario de la vida conyugal, y hubieran ido sin más vueltas al grano del amor. (El amor en los tiempos del cólera).
41. Las vainas de cama se arreglan con plomo. (Vivir para contarla).
42. -Anoche que estaba esperando una carta –dijo la abuela. Eréndida que nunca hablaba sino era por motivos ineludibles, preguntó: ¿Qué día era en el sueño? –Jueves. –Entonces eran malas noticias –dijo Eréndida- pero no llegará nunca. (La increíble y triste historia de la cándida Eréndida y de su abuela desalmada).
43. El mar crecerá con mis lágrimas. (La mala hora).
44. A mí me hubiera gustado morirme por mi cuenta, pero si mi destino era ese yo tenía que asumirlo. (Noticia de un secuestro).
45. Siento que la conozco menos cuanto más la conozco. (Del amor y otros demonios).
46. …y no hay mujer ni negra ni blanca que valga ciento veinte libras de oro, a no ser que cague diamantes. (Del amor y otros demonios).
47. Cuídate el corazón…te estás pudriendo vivo. (Cien años de soledad).
48. Hace un siglo me cagaron la vida con ese pobre hombre porque éramos demasiado jóvenes, y ahora nos los quieren repetir porque somos demasiado viejos. (El amor en los tiempos del cólera).
49. No hay medicina que cure lo que no cura la felicidad. (Del amor y otros demonios).
50. Era un desconocido más en la ciudad de los desconocidos ilustres. (Buen viaje, señor presidente).

Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

domingo, 20 de abril de 2014

Elementos


Pintura de: Nicoletta Tomas Caravia


Tierra,
 para posar tu espalda, la mía, la tuya
Aire, 
mucho aire para recobrar alientos.
Agua,
para la sed y la saliva
Saliva para los besos.
Fuego, 
que nos ayuden los dioses a soportar tanto fuego.
Tiempo. Tiempo quieto.
Espacio, todo el espacio.
Silencio. Tras los aullidos, silencio.
Las rutas secretas de todos los cielos.
Tierra,
para posar tu espalda, la mía, tuya...


 Teresa Delgado © 2014




Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.