DE ALMA A ALMA

domingo, 27 de septiembre de 2015

43


(Ayotzinapa)




Corta siembra, inmensa cosecha
El viento feo voló las semillas
La tierra de los cerros les dio cobijo
ríos rojos regaron sus ausencias.
lluvias saladas mantuvieron húmedo
su recuerdo.
De las entrañas de lo innegable
brotaron huesos que sin palabras dicen
nacieron flores latidos huérfanos.
Circulo sin cerrar,
agujas sin tiempo.
La bestia les cerró los ojos pero abrió la herida
cosió sus bocas más rasgó todo silencio.
Ya no  hay estrella sin grito
ni noche sin nombre.
43 veces le dieron vida
al clamor limpio
de la joven libertad.
Cada latido  pertenece ahora
al mundo que los gestó
y los pare en cada respiro
en cada gota de sangre
que recorre
las venas de la memoria.


Teresa Delgado © 2015



Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame