DE ALMA A ALMA

jueves, 22 de octubre de 2015

UN BARCO




Hay un barco que empeña en zarpar en mis manos.
Lo deposito en el mar para que sepa a quien pertenece,
pero él no quiere saberlo.
Vuelve una y otra vez arrastrando sus propias olas
y busca en mis ojos su faro.
Yo le digo al oído tal que a una caracola
que emprenda su viaje,
me responde que prefiere esperar
para llevar mi poema a la última esquina del mundo,
que es su destino.
Ya han pasado los siglos mil veces
y ese sueño repite en mis noches.
Comienza el mundo  y con pequeñas astillas
fabrico un barquito que olvido vida tras vida.
Menos mal que ese barco tiene buena memoria
y que sabe que ha de llevarte mis besos
para que tú me recuerdes
y astilla a astilla
construyas el corazón mío
e invoques al viento que insufle  vida en mi pecho
que me dibujes el mundo palabra a palabra
y nombres el sortilegio que
a base de versos me abra los ojos,
me vuelva tu abrazo y destile los besos
que guardé mañana en los labios
hasta que regreses.


Teresa Delgado © 2015


Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame