DE ALMA A ALMA

viernes, 25 de septiembre de 2015

El amor se dice amando.





El amor se dice amando.
Teresa Delgado © 2015



Safe Creative #0911260084719 Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

miércoles, 23 de septiembre de 2015

DÉJALO ESTAR







Era Agosto y olía verano. El verano huele a sal y eucalipto. Desde que era una niña aquel pueblo marinero, se volvía su paisaje estival. Exento de paredes y de miedo constituía el maravilloso escenario en donde podía permitirse ser ella, sentir y sentirse. Andaba ya por el verano dieciocho de su vida cuando conoció al hombre por el que bebería los vientos y los mares durante mucho tiempo. Los mares de todo el globo terráqueo y también los de sus propias lágrimas.
Aquella noche de inmensa luna quedó grabada para siempre en todas sus memorias. Aún recuerda cada palabra que se dijo a si misma cuando volvía a casa atravesando la playa alfombrada de cantos rodados desiguales  que dificultaban el paso como premonición- se dijo -  de lo que podía ser el camino de la vida.
Durante el trayecto sintió, en todo momento, a la luna como cómplice  y estuvo segura de que aun siendo tan noche la noche aquella, aquella redonda presencia podía ver sus lágrimas y hasta enjugarlas.  Tropezaba una y otra vez con las nasas que los pescadores habían dejado a la espera de una nueva faena y se le antojó que aquellos artilugios metálicos podían ser  símiles de los obstáculos con los que uno puede encontrarse a lo largo de su existencia.
─Se trata solo de verlos y sortearlos o si acaso no los vieras no quedarte en el tropiezo. Sonrió ante lo acertado de lo que acababa de descubrir pero inmediatamente cayó de nuevo en la melancolía que la embargaba.
─Supongo que estaba muy cansado, de otro modo no se hubiera quedado dormido. Sé que no le dije lo que me hubiera gustado que ocurriese, ni lo que significaba para mí esta noche, ni la importancia que para mí tenía lo que acaba de ocurrir, que hubiera sido hermoso que me acompañara de vuelta a casa…Pero se durmió y me dejo fuera de su abrazo.
Es de noche y a pesar de la luna, está oscuro. Lástima que de noche no vuelan las gaviotas, quizá hubiera alguna tan sabia como Juan Salvador que me dijera las palabras que necesito escuchar en este momento- bromeó consigo misma recordando al personaje del último libro que había leído. Hace tanta soledad.
Era consciente de que estaba estrenando a la mujer que la habitaba pero de lo único que estaba segura era que algo más andaba rompiéndose y sangrando dentro de ella.
─Se supone que ya soy una mujer, debe ser que ser mujer duele.
No sé si alguien más andará por estas sombras, si ha visto de dónde vengo, si me ha visto parar y mirar como el mar se derrite ante la majestuosa belleza de esa luna. No puedo parar, tengo que llegar y meterme en la cama  sin hacer ruido. ¿Porque el miedo es más grande que la ilusión, porqué la angustia y el llanto que atenazan mi garganta son mayores que el amor que debería estar sintiendo ahora?
Tengo en la lengua su sabor. Siento sus manos paseando cada milímetro de mi piel.  Huele a eucalipto, a mar y a él. En la boca me siguen bailando sus besos, escucho las palabras que dejó metidas en mis oídos y el arrullo de las olas chicas rodando cantos desiguales. Me duele el estómago y creo que también el alma.
Podía divisar la luz todavía lejana  y escuchar gente y música en la plaza y fue entonces cuando comenzó a sentirse a salvo.
─Ojalá no me vea nadie. ¡Por favor que mis padres estén dormidos cuando llegue!
Me pregunto si en la vida todo es tan diferente a como hasta ahora lo había soñado, si vale la pena esperar, si vale la pena querer tanto que se te estalla el pecho,  si habrán lágrimas donde las sonrisas, prisa donde el amor, sueño donde tenía que haber habido abrazos, consuelo  y palabras…
Las voces se escuchan ahora lejanas como la canción que sonaba y se  llevó en las orejas por obra y gracia de esa magia que tiene la música y porque de alguna manera aquella canción  supuso la respuesta a todas las preguntas que había ido dejando en el aire, ese que huele a sal y eucalipto en verano.
Llegó a casa conteniendo la respiración, todo estaba oscuro y nadie descubrió su furtiva llegada. Mientras se escondía entre las sábanas de su cama se sorprendió a sí misma cantando en un susurro:
─There will be an answer
 Le it be, let it be…


 Teresa Delgado © 2015

Para el I Encuentro Internacional de literatura Las Palmas de Gran Canaria





When I find myself in times of trouble
Mother Mary comes to me
Speaking words of wisdom
Let it be
And in my hour of darkness
She is standing right in front of me
Speaking words of wisdom
Let it be.
Let it be, let it be
Let it be, let it be
Whisper words of wisdom
Let it be
And when the broken hearted people
Living in the world agree
There will be an answer
Let it be
For though they may be parted
There is still a chance that they will see
There will be an answer
Let it be
Let it be, let it be
let it be, let it be
Yes, there will be an answer
Let it be
Let it be, let it be
let it be, let it be
Whisper words of wisdom
Let it be
Let it be, let it be
let it be, let it be
Whisper words of wisdom
Let it be
And when the night is cloudy
There's still a light, that shines on me
Shine until tomorrow
Let it be
I wake up to the sound of music
Mother Mary comes to me
Speaking words of wisdom
Let it be
Let it be, let it be
let it be, let it be
Oh, there will be an answer
Let it be
Let it be, let it be
let it be, let it be
Oh, there will be an answer
Let it be
Let it be, let it be
let it be, let it be
Whisper words of wisdom
Let it be
The Beatles - Let it be



***

Cuando me encuentro en momentos difíciles,
la Virgen María se me aparece,
diciendo palabras sabias:
déjalo estar (déjalo ser, déjalo así, no trates de cambiarlo)
Y en mi hora de oscuridad,
se queda justo delante de mí,
diciendo palabras sabias:
déjalo estar.
Déjalo estar, déjalo estar,
déjalo estar, déjalo estar,
susurras palabras sabias:
déjalo estar.
Y cuando las personas con el corazón roto,
que viven en el mundo estén de acuerdo,
habrá una respuesta:
déjalo estar.
Aunque puedan estar separados,
aún hay una oportunidad de que lo entiendan,
habrá una respuesta:
déjalo estar.
Déjalo estar, déjalo estar,
déjalo estar, déjalo estar,
sí, habrá una respuesta:
déjalo estar.
Déjalo estar, déjalo estar,
déjalo estar, déjalo estar,
susurras palabras sabias:
déjalo estar.
Déjalo estar, déjalo estar,
déjalo estar, déjalo estar,
susurras palabras sabias:
déjalo estar.
Y cuando la noche está nublada,
todavía hay una luz, que brilla sobre mí,
brilla hasta mañana:
déjalo estar.
Me despierto con el sonido de la música,
la Virgen María se me aparece,
diciendo palabras sabias:
déjalo estar.
Déjalo estar, déjalo estar,
déjalo estar, déjalo estar,
oh, habrá una respuesta:
déjalo estar.
Déjalo estar, déjalo estar,
déjalo estar, déjalo estar,
oh, habrá una respuesta:
déjalo estar.
Déjalo estar, déjalo estar,
déjalo estar, déjalo estar,
susurras palabras sabias:
déjalo estar.

The Beatles - Let it be - Déjalo estar
Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

lunes, 21 de septiembre de 2015

OTOÑEANDO


Fotografía tomada de la red: Autor desconocido



Se asoma octubre otoñeando los ojos, 
haciendo limpieza, 
ordenando el pecho, 
preparando la boca para el bostezo, 
aireando el pijama,
estirando las blancas sábanas al invierno
y vuelta otra vez
al instante posterior 
de la anterior primavera 
que comienza su peregrinar
de vuelta a casa.

Teresa Delgado © 2015


Safe Creative #0911260084719 Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

domingo, 20 de septiembre de 2015

OTOÑO ASOMANDO


Amanecer en la playa de las Burras- Gran Canaria de Isabel Santana Guerra


Me encanta esta época del año en que los paisajes comienzan a acuarelearse...


 Teresa Delgado © 2015

Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.