DE ALMA A ALMA

viernes, 8 de abril de 2016

ESCRIBIR





Pasa que a veces se seca la mano,
se apagan las luces,
se cierran compuertas,
y ni un solo verso acude en tu auxilio.
Agonizas y azuleas sin respiro.
En la garganta,
agolpadas junto a un latido insolentemente vivo,
se regodean las palabras,
 tenazmente mudas.
Duras, tan dolorosamente duras…
Sabes que con un buen trago de amor
se volverían chispas o estrellas,
se borraría del mapa el maleficio
y como pájaros o libélulas
emprenderían vuelo.
Pero pasa que a veces se secan las fuerzas,
no le pueden a uno las ganas
y se queda quieto.
El poeta duele,
se retuerce y  agoniza.
Muere y remuere
hasta que le besa en los labios  
la palabra exacta,
hasta que le abre los ojos la siguiente vida.


 Teresa Delgado © 2016

Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame