DE ALMA A ALMA

sábado, 29 de abril de 2017

MUJER ISLA



Me erosiono inevitablemente como estas montañas de mi tierra, me vuelvo escarpada, inaccesible como mis acantilados. Honda como los barrancos que son mis venas y abierta al mar que me circunda. Tengo conciencia de lo abisal. A veces siento sobre mi cabeza una espesa maraña de nubes y a mi mirada la nubla un tul amarillo y desertico. Otras me muestro franca, ligera y azul como un cielo de verano. Soy diferente como mi acento y ya no me apetece escuchar cualquier idioma. Me vuelvo contemplativa en las noches que cuajan los alisios de humedad y mis ojos de estrellas. Sé de donde vengo y de todo el magma que puebla mis entrañas y mis manos. Amo los silencios, aborrezco el estruendo si no es el golpe seco y rodado de las olas del norte contra las rocas. No me olvido de que fui volcán ni de mi vocación de salpicar la luna, tampoco de que soy una isla.

Teresa Delgado © 2017










FOTOGRAFÍAS TOMADAS DE LA RED : AUTORES DESCONOCIDOS



Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame