DE ALMA A ALMA

miércoles, 31 de mayo de 2017

AVERNO


Siempre vuelven
las aguas a su cauce.
Siempre son mis brazos el mar.
Conozco el sendero de estos ríos serenos de infinito regreso.
Ya no iré más a contracorriente.
De nuevo habrá silencio
y esa distante cercanía.
Dolerán la carne de tanto nada,
la lengua de tanto todo
las huellas de saber el rumbo y rehusarlo.
Retrocedí a un milímetro de tus labios
Mejor esconder el rostro y el rastro
No te apiades de mi, Caronte
Me merezco este infierno
A veces no cruzar el río cuesta el alma,
siete monedas de miedo y una vida.

Teresa Delgado © 2017
  Safe Creative #0911260084719 Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escribo habrá valido la pena si llega a ese otro lado que eres tú.
Es entonces cuando firmo...
Cuéntame