PÁJAROS- Gustavo Santaolalla

miércoles, 12 de enero de 2011

Alquimia



Tanto deseo latía entre sus piernas, que nada más entrar en el mar la preñó un pez azul. La luna, mujer y cómplice, cubrió su sueño con una sábana blanca de efervescentes reflejos y el amanecer la sorprendió pariendo peces de colores.

Teresa Delgado © 2010

(Publicado en "PALABRAS VIVAS"- Editions Alondras- Montreal- Canadá 2012) 

Safe Creative #1011077789773